10 Curiosidades De — Martes 19, febrero 2013
Siguiente - Anterior

10 Curiosidades DeDiez detalles que no definen, pero sí describen a los futbolistas

10 Curiosidades de: Antonio Carbajal

10 Curiosidades de: Antonio Carbajal

10 Curiosidades de: Antonio Carbajal

En esta ocasión le toca turno al emblemático Antonio Carbajal. Ahora que tenemos porteros hasta para aventar al cielo, la Tota sale del baúl de los recuerdos. En sus épocas mandó en el arco del Tri, nomás cinco Copas del Mundo se aventó.

TOTA. Su mote se deriva de la infancia. Cuando apenas empezaba a balbucear no podía decir “Toño” y a cambio pronunciaba Tota. De allí se le quedó para siempre.

NIÑEZ. Su infancia quedó marcada por la muerte de su hermano, quien murió atropellado mientras jugaba futbol en la calle. A raíz del suceso, su padre le prohibió salir a jugar y mucho más si había una pelota en cuestión. Cuando su padre no estaba en casa aprovechaba para hacerla de portero. Eso sí, pedía que la portería fuera la puerta de su casa para disimular cuando llegara su progenitor.

JOSÉ ALFREDO. En su adolescencia tomó la decisión de terminar la secundaria para después ser futbolista. A su padre no le gustó la idea y bajo la amenaza de “estudias o te vas de casa”, la Tota abandonó el hogar. Probó suerte en el equipo Oviedo, donde nunca soñó con ser titular. ¿Por qué? Un arquero de nombre José Alfredo Jiménez era la figura e imbatible en el arco. Se hicieron amigos y un buen día José Alfredo le confesó que se retiraría del futbol porque lo de él era la cantada. A partir de entonces Carbajal se convertiría en leyenda de las porterías y José Alfredo de la música mexicana.

GUANTES. Atajaba sin guantes, no le gustaban. Un arquero rival alguna vez le prestó un par y él se los aceptó por cortesía. En el primer disparo que intentó detener, el balón se le escapó de las manos y por poco se hacía un autogol. Acto inmediato se los quitó y fue a devolvérselos a su contrario: “Muchas gracias, no me sirven”.

GRILL. Relegado a la banca por el entrenador Luis Grill, quien quería rejuvenecer al León, la Tota volvió a la titularidad ante las necesidades de su entrenador. Mantuvo el cero en su portería y al final del partido el técnico se acercó para decirle “yo siempre supe que usted es el mejor”, a lo que Carbajal le respondió “yo siempre supe que usted era un hijo de la chingada”.

HUGO. Tras el adiós de Ricardo La Volpe como entrenador nacional, Carbajal apoyó el nombramiento de Hugo Sánchez como técnico de la selección mexicana. En su parecer había que darle el beneficio de la duda, así como se le dio a un argentino que “no hizo nada y solamente se dedicó a dar promesas”.

VIDRIOS. Como antes no se podía vivir dignamente del futbol, la Tota puso su vidriería en el barrio de San Juan de Dios, en León. Hasta la fecha la mantiene activa y le agrada escuchar que en vez de pedirle un autógrafo o una foto le pregunten de a cuánto la ventana.

FUTBOL. Viendo un partido Monterrey-Estudiantes Tecos se desesperó y mejor le cambió de canal para ver noticias sobre el Papa. “¡Sufro, sufro, sufro! me da tristeza ver el futbol que se juega en México, me apena decirlo el futbol mexicano cada día lo veo peor”.

MORELIA. Después de 11 años de dirigir al Morelia dio un paso al costado por vergüenza. “El primer partido lo perdimos 2-0, el segundo 3-0 y el tercero 4-0, así que dije ‘ya me voy. ¡Vamos a ir creciendo!”.

LABOR. Conmovido por asistir a dar una charla a un centro de rehabilitación para niños y jóvenes drogadictos, Carbajal decidió acudir cada ocho días a dicho lugar con el propósito de motivarlos a practicar deporte, especialmente futbol. “Se presenta la oportunidad para mandar un mensaje a los papás y a las mamás para que den el cariño que requieren los niños, es muy importante que ellos se preocupen por sus hijos, si no para qué los traen al mundo”.

FUENTES: Libro ¡Carbajal!, Globalmedia, Proceso, Zeta, Radio Caracol.

Enlace corto:

25 comentarios

 Deja tu comentario

(*)

(*)

 

.