10 Curiosidades De — Martes 26, marzo 2013
Siguiente - Anterior

10 Curiosidades DeDiez detalles que no definen, pero sí describen a los futbolistas

10 Curiosidades de: Gonzalo Higuaín

10 Curiosidades de: Gonzalo Higuain

10 Curiosidades de: Gonzalo Higuain

En esta ocasión toca turno a Gonzalo Higuaín. Después de estar lesionado, el Pipita volvió con todo a las canchas marcando goles tanto para Real Madrid como para la selección argentina, donde luce la camiseta como uno de los goleadores en las eliminatorias mundialistas en Sudamérica.

INFANCIA. Traía el futbol en la sangre, herencia de Jorge Higuaín. Su progenitor le dejó desenvolverse en la mejor cancha, la calle. Posteriormente el Pipita ingresó a la canchita baby del club Palermo, donde fue visto por gente de River Plate. Su padre aceptó que ingresara a la institución siempre y cuando no se le dieran preferencias, que fuera tratado como el resto y que aprendiera a subir por sí solo de categorías.

ARTISTA. De no ser el futbol, Gonzalo no habría tenido reparos en elegir una profesión orientada al arte y la cultura. Su madre es pintora, firma con el seudónimo de Zacarías. Gusta de ver cuadros, de visitar galerías. El lado artístico heredado por su mamá también se refleja en su personalidad, pues se le considera un tipo sensible.

DOMENECH. Nacido en Francia cuando su padre jugaba en Brest, el Pipita recibió una invitación especial por parte de Raymond Domenech, seleccionador francés. Le puso en bandeja de plata defender la camiseta de Francia, sin embargo Higuaín le rechazó la propuesta porque él quería vestir la Albiceleste: “Nací en Francia un poco por casualidad, pero soy argentino. Es lo que siento y quiero”.

COUSILLAS. Bajo el mando de Manuel Pellegrini en Real Madrid, Gonzalo se entrenaba con Rubén Cousillas, auxiliar del Ingeniero y quien se encargaba de las sesiones ofensivas en los entrenamientos. Cousillas fue compañero de Jorge Higuaín, padre del Pipita, en San Lorenzo. En las prácticas Gonzalo solía desesperarse con las indicaciones de Cousillas, pero las acataba hasta que saliera bien el ejercicio. A diferencia de su papá, Gonzalo no es irreverente, requiere de un guía que lo oriente. Los regaños que el Pipa no escuchó de Cousillas, su hijo sí los atendió.

SCHUSTER. Bernd Schuster fue uno de sus dolores de cabeza en los banquillos. En su etapa como técnico del Real Madrid, el alemán exhibía públicamente al argentino diciendo que “no sabe meterlas”, dudando ante el mundo si en verdad era un delantero. El tiempo le dio la razón a Higuaín.

HUGO. A pesar de ser criticado por fallar constantemente frente al arco, periodistas españoles le valoran una mejor efectividad que la que tuvo Hugo Sánchez como merengue. Mientras que el Pentapichichi hacía un gol cada 80 minutos, el Pipita registra un gol por cada 69 minutos.

MILITO. Aficionados y prensa se cuestionaban quién debía ser eje de ataque titular con Argentina: Diego Milito o Gonzalo Higuaín. Diego Armando Maradona, Sergio Batista y Alejandro Sabella apostaron por el Pipita. Contrario a lo que se pensaría, Milito no cayó en envidias y por el contrario alienta a su compañero motivándolo a que siga siendo el delantero que la selección necesita. Suelen mantener comunicación y Milito recurre en expresarle que él está detrás de su paso no para esperar una oportunidad sino para verle triunfar.

ALEGRÍAS. Dos han sido los momentos que más ha disfrutado como futbolista. El primero tuvo lugar cuando le anotó dos goles a Boca Juniors, vistiendo él la camiseta de River. Si algo disfruta es marcarle a los acérrimos rivales para presumir con orgullo el escudo que porta. El segundo fue cuando consiguió su primer título con los merengues.

AMORES. Le fascinan las mujeres, suele ser muy enamoradizo. Sin embargo su gusto hacia ellas se descompensa con las rupturas amorosas. Le duelen bastante las separaciones y le toma tiempo recuperarse, aunque sí procura disimular que no pasa nada.

PRIVACIDAD. A diferencia de muchos compañeros, Gonzalo no es fiestero ni le gusta salir. Prefiere quedarse en casa para evitar periodistas o contratiempos que pongan en riesgo su integridad moral.

FUENTES: El País, Clarín, Olé

Enlace corto:

19 comentarios

 Deja tu comentario

(*)

(*)

 

.