Los Estudiantes de Altamira salieron victoriosos en su visita a Pumas Morelos, que pese a buscar el arco en repetidas ocasiones, no pudo encontrar el gol.

Ambos cuadros salieron con la consigna de ganar, pero la equidad de su funcionamiento provocó que el encuentro se tornara trabado y lento, situación que se mantuvo durante la primera mitad y parte de la segunda, hasta que al 62′ Rubén García finalmente abrió el marcador para el cuadro tamaulipeco.

Tras el gol, los Pumitas se fueron con todo al frente con más corazón que calidad, y el resultado no fue el esperado por lo que no pudieron perforar la meta visitante y sufrieron una dolorosa derrota en casa.

Los locales desaprovecharon una gran oportunidad de tomar la cima de la competencia, mientras que para cuadro visitante la victoria significó llegar a seis puntos para así colocarse en la parte alta de la misma.

Lo irrelevante del juego sin duda sucedió al minuto 30 del segundo tiempo, cuando un repartidor de pizza fue a la banca a cobrarle al técnico visitante Eduardo Bacas, en lo que sin duda es un hecho bastante singular.

Otra acción a destacar fue el grosero error del árbitro central Óscar Villagómez, quien amonestó a un jugador dos veces y por una confusión no le mostró la tarjeta roja.

Lee también   Y de vuelta a la realidad...
  • Israel Q

    !!Eso no pasa ni en el llano!!!