México se jugará este martes su continuidad en el Mundial sub-17 de la India ante Irán, una de las grandes revelaciones del torneo, que ha brillado con luz propia en la primera fase.

Volverán a verse las caras ambos equipos, que se midieron antes de esta competición en un amistoso en Marbella (España) con triunfo del cuadro asiático por 3-0, con tantos de Mohamad Ghaderi, Sobhan Khaghani y Saeid Karimi en el segundo periodo.

Irán, que antes de dicho compromiso ya había goleado a Francia (4-0) en otro partido preparatorio, ha confirmado en la ciudad de Goa todo lo bueno que apuntaba y se ha impuesto en el grupo C al vencer sucesivamente a Guinea (3-1), Alemania (4-0) y Costa Rica (3-0).

Es por lo tanto un oponente del máximo nivel para el proyecto de la selección que dirige Mario Arteaga, quien ha superado la fase de grupos como uno de los mejores segundos, con tan solo dos puntos tras empatar con Irak (1-1) y Chile (0-0) y perder ante Inglaterra (3-2).

No obstante, Arteaga ha indicado que “si hubiera podido escoger a un rival para la siguiente fase, sería Irán” y que a partir de ahora tiene el conjunto mexicano “la capacidad y la experiencia para seguir adelante”.

El director técnico azteca considera que todas las selecciones empiezan de cero en los octavos: “Ahora los dos equipos tenemos necesidad de ganar. Va a cambiar que el rival también tiene que jugar más abierto y que nosotros debemos tener la inteligencia suficiente para mantener el cero en nuestro arco y aprovechar las que tengamos”.

 

EFE

Lee también   Rodolfo Cota en la mira de un equipo italiano