El día de ayer, el equipo de Monarcas Morelia gano un partido vital en la lucha por el no descenso, derrotando al equipo de Puebla por marcador de 1-0; fue un partido que tuvo pocas oportunidades, que se definió con un solitario gol del cuadro purépecha, y que contó con errores por parte de los árbitros, razón por la cual la directiva del Puebla ha dado a conocer un comunicado en el que demuestra su molestia por lo que considera una actuación parcial por parte del silbante Pérez Durán.

De acuerdo con declaraciones del presidente del equipo, lo que buscan es ya sea el castigo hacia el silbante por su falta de imparcialidad en el partido o una mejor asignación de arbitraje para la siguiente jornada, ya de acuerdo con sus palabras, en una situación como la de su equipo, la de la lucha por el no descenso, solo se deben enviar árbitros con capacidad comprobada para evitar cualquier tipo de suspicacia

Lee también   Puebla se mantiene en la pelea
  • Peter

    Esta generacion de arbitros por jugarle al vergas abrieron la caja de pandora y ahora sufriran las consecuencias

  • Frijol con gorgojo

    Y con justa razón. Les anularon un gol completamente legal porque un compañero del portero de Monarcas choco contra él y a la larga terminaron perdiendo el partido por esa decisión tan tonta.

  • Ernesto

    Pues con la vara que midas serás medido,pobres burros.

  • Lo dije hace tiempo, es justo que los el arbitraje exigiera respeto, pero tenían que saber que así como ellos exigieron se les iba a exigir.

  • Baruch Vera

    El futbol, igual que la vida misma, no siempre es justo. Hay que aprender a vivir con eso, tomar responsabilidad, y seguir adelante.
    Aunque se anuló un gol que para muchos (incluyéndome) era legítimo, la derrota es responsabilidad 100% del Puebla City: cometieron una falta a las afueras del área, la marca de la defensa simplemente no existió, y el remate a puerta fue dentro del área chica (Campestrini debió cortar el centro). Para acabarla de amolar, eran los últimos minutos del partido.
    El Puebla no debería quejarse con los árbitros, sino con ellos mismos.