El 20 de agosto de 2011 nos conmocionamos con lo ocurrido durante el partido Santos-Morelia. Al minuto 40 del encuentro, jugadores de ambos planteles salieron corriendo hacia los vestuarios. En la transmisión televisiva, Emilio Fernando Alonso y compañía informaron que se escuchaban balazos afuera del estadio. Acto seguido vimos cómo aficionados se tiraban al suelo en las tribunas para después de invadir el campo. Era la viva estampa del terror, de una situación alarmante desencadenada por un mal que aqueja al país, el plomo.

Fue un suceso inédito para todos. El hecho marcó no solamente el ámbito deportivo, sino social. Por primera vez un partido de futbol en México era interrumpido y suspendido por culpa de las balas. Han transcurrido dos años del episodio y continúa presente en la memoria de todos aquellos que de alguna u otra manera presenciaron y padecieron el horror, el caos.

Lee también   Responde Menezes a Motta por nacionalización
  • Mr Chispa

    Me toco estar ahí, vaya ambiente que se vivio…

  • LF

    Tal vez por estas fechas es una maldicion en estadio Corona:

    -Balacera alrededor.
    -Enfrentamiento Tuca contra la aficion .

  • Juan Cuesta “Presidente de la Comunidad”

    La verdad es que si me dió mucho doraje ese episodio, por que la inseguridad llegó hasta el punto de afectar directamente al futbol. Me parece que ahora es casi lo mismo, solo que con menos show.