Un aficionado del Bayern München, entró a los vestidores de la ciudad deportiva del equipo alemán, haciéndose pasar por un amigo de Franck Ribery. La noticia salió en la prensa alemana, lo que provocó el disgusto del equipo, siendo así que el portavoz Markus Hörwick tuviera que dar una explicación de los sucesos.

En ocasiones anteriores Ribéry había comunicado que iba a tener visitas, por lo que el fanático logró pasar los controles de seguridad. A pesar de este hecho, el Bayern no aumentará sus medidas de seguridad y quiere seguir brindando los entrenamientos abiertos en la ciudad deportiva.

Lee también   Cristiano Ronaldo estás hecho a mano, pero no empujes