El vicepresidente de la Confederación Brasileña de Futbol, José María Marín, ha salido a precisar que no se robó la medalla durante la premiación de la Copa Sao Paulo en su categoría juvenil. Tras haber sido visto por miles de personas luego de que se metiera la presea al pantalón, el directivo rechaza que se haya tratado de un hurto.

“La envolví y la guardé. Porque si me la ponía, iban a decir: ‘Este hombre no jugó (la final) ni es de Corinthians ni de Fluminense”, señaló Marín al diario Folha de San Paulo. Aclaró que si se guardó la medalla delante de todos fue por un acto de transparencia y subrayó que la presea fue un obsequio, una “cortesía”, de la Federación Paulista.

Sin embargo, uno de los chicos campeones de Corinthians, el arquero Mateo, se quedó sin medalla. Fue el único integrante del equipo que no recibió presea durante la premiación. Fue hasta que estaba en vestidores cuando le llevaron una medalla que había “desaparecido” durante la entrega.

Lee también   El peor tiro de esquina de la historia
  • Tony

    Que lacra y dejar a un joven sin medalla es el colmo sí los que se esfuerzan son Los jovenes. Para que un gandaya valla y se lleve algo que no le pertenese, que ca….nijo.

  • DeathByPlane

    Brazil, un pais muy “complex”.