Parecería una anécdota extraída de un libro con relatos futboleros, pero no, fue verdad. Ocurrió apenas hace unos días en Uruguay. Lavalleja de Rocha y Ferrocarril del Salto jugaron la final por el título de campeón del futbol del Interior a nivel de clubes. El hombre que más había esperado este encuentro es Matías Féola, jugador rochense que soñaba ganar ese trofeo con el equipo de sus amores.

Y el destino le tenía preparada una sorpresa. O más bien una tragedia. El partido terminó cero a cero y tuvieron que irse a los penales. El séptimo cobro de la serie para Lavalleja quedó en los pies de Féola. Sin más ni más voló su disparo y la corona se quedó en manos de Ferrocarril.

“Había jugado el partido más importante de mi vida, creo que lo hice bien; tenía fe para tirar el penal y lo mandé afuera. Sentí que todo se me vino abajo”, dijo Féola a Ovación. Días después del fallo el jugador está doblemente deprimido. Sin embargo el hecho de haber volado el penalti ha sido tomado con sensatez por compañeros, directivos e hinchas del club.

“El calor de la hinchada es de respaldo y sigue enviándome mensajes al celular, a la página de Facebook y ni qué hablar del plantel de jugadores y de la propia dirigencia”, externa.

¿Qué otra cosa le preocupa? Féola tiene 25 años y aún tiene una cuenta pendiente con el bachillerato: “Debo una materia de sexto, que es Filosofía, la cual pienso dar”. Y la dará una vez que se recupere del golpe anímico ocasionado por fallar el penal. Por el momento no tiene mente para estudiar.

Lee también   Celta de Vigo ficha al delantero John Guidetti
  • Alex López

    No era el quinto penalti, era el SEPTIMO…

  • Alta_Tensione

    mal plan ,pero pues tambien fallo el goleador del equipo y el jugador 10 (q se supone es el de talento) pero en fin asi es el bendito futbol…