Muy tranquilo estaba Alfio Basile dirigiendo la práctica de Racing cuando de repente ingresan policías y bomberos al campo de entrenamiento. Entre asustados y sorprendidos, el entrenador, cuerpo técnico y plantel se resguardaron en un costado de la cancha, sitio al que fueron evacuados. Para incredulidad de todos, el helicóptero en que viajaba el ministro de Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, aterrizó en el campo de la Academia, pues era un lugar idóneo para descender en Avellaneda.

Ver para creer.

Lee también   Y un día, Tévez volvió a ponerse la del City