Allegri no quiso humillar a Ronaldinho


El técnico del Milan, Massimiliano Allegri, aclaró que no quiso humillar a Ronaldinho al mandarlo a la cancha a los 90 minutos en el empate del Milan 1-1 el sábado contra la Sampdoria por la fecha 14 de la Serie A.

“Yo no quería humillarlo, en otro partido Gennaro Gattuso entró cuando faltaba un minuto para que terminara”, señaló Allegri a la Gazzetta Dello Sport.

“Cambiar por cambiar no me gusta, romper el equilibrio es un poco presuntuoso. El equipo funcionaba, creaba, tenía ritmo. Tuve miedo de romper alguna cosa en defensa y también en el ataque”, indicó el entrenador.

Añadió que “vi a Seedorf cansado, y también a Boateng, pensé que pocos minutos podían bastar a Dinho para crear alguna cosa. Eran pocos minutos, pero su presencia habría sido útil”.

Ronaldinho lleva seis encuentros en los que inicia desde el banquillo, en algunos incluso no ha jugado, ante lo cual la Gazzetta Dello Sport sostiene que el jugador no seguirá en el Milan cuando el próximo año concluya su contrato.

Según medios italianos, el Galaxy de Los Angeles le habría ofrecido 40 millones de dólares por cuatro años al volante brasileño.

El ex del Barcelona y campeón mundial con Brasil en 2002 cumple la tercera temporada con el Milan. Todo parece indicar que será la última.

(Agencias)

Redacción ( Redacción )

Perfíl Futbolsapiens: Redacción
Sígueme en:

Desde la web

  • QUIJOTE09

    Es un error el que está cometiendo Allegri al marginal a Ronaldinho de esa forma, con las lesiones de Pato e Inzagui ya no cuenta con una plantilla tan amplia como para darse el lujo de perder a un hombre que le puede resolver un partido.

  • QUIJOTE09

    Además, un entrenador de un equipo como el Milan no puede hacer la tontería de cambiar jugadores al minuto 90. Considerando el bajo nivel de Seedorf, la edad de Ambrosini y Gattuso o el cansancio evidente de Ibrah, uno esperaría que Allegri tuviera lista una estrategia diferente para el comienzo del segundo tiempo; pero en cambio se pone a decir estupideces y excusas baratas ante un resultado mediocre y un manejo de vestuario decepcionante.