Si un poco del ímpetu que mostraron León e Irapuato, en su partido, sazonara la primera división otra sería la dama del baile. Pero la timidez y la soberbia, conjuntadas, han decantado la tristeza de acostumbrarse a bailar con la más fea. No quiere decir que todos los encuentros de la Liga de Ascenso sean como el de hoy, pero algo habrá que aprender de este dramático 1-1.

Al filo de la butaca se vivió el Clásico del Bajío. Irapuato llegó a León clasificado, por la combinación de resultados previos al duelo, con un sólo objetivo como meta: eliminar de toda posibilidad al odiado rival. Y lo consiguieron con el empate en el Nou Camp, que de paso clasificó a los Albinegros de Orizaba.

Irapuato se fue al frente en el minuto ocho gracias a una anotación de Gerardo Martín Gómez, pero el paraguayo Denis Caniza, en un remate con la cabeza en tiro de esquina, empató por Esmeraldas a los 44′ para darles vida a los de casa.

De esta manera, La Fiera empujó toda la segunda mitad y tuvo tres opciones claras para conseguir el gol, pero no concretaron y al final la igualada lo colocó en 25 puntos, misma cifra a la que llegaron Orizaba (+6) y Hermosillo (-2), pero la diferencia de goleo (+5) definió la situación pues Albinegros se quedó con el séptimo y último cupo.

Que dicha, también, sentir el Nou Camp tan prendido como acostumbra cuando necesita de toda esa pasión su equipo. Impone, presiona y vibra, pero algo pasa que no ha recibido justicia desde su trompicado descenso siete años y medio atrás. Hoy no le faltó nada al público y poco se le puede reclamar a los Panzas Verdes que comenzaron perdiendo y lograron empatar para sumarle dramatismo puro al final del partido.

Lee también   Felices Lampard y Ancelotti por el gol de Torres

En la cancha, extraños conocidos como El Grande Martínez parando en Irapuato, Blanco moviendo los hilos de sus Freseros, Parejta desbordando y Gandhi Vega barriendo y salvando los intentos de Borgetti, Figoli, Corona y compañía. Pero bueno, hablando de esta temporada, las malas decisiones de la directiva leonesa le costó más, como siempre.

Al clasificar Tijuana en primero (desde hace rato) pasa directo a las semifinales y espera retador. Por eso, los sextos de final quedaron compuestos por Indios de Juárez, Alacranes de Durango, Lobos BUAP, Tiburones de Veracruz, Freseros de Irapuato y Albinegros de Orizaba. Mañana se definirán los duelos.