FOTO AFP

El Barça – Madrid de este lunes tiene todos los ingredientes para ser un partidazo. Choques de estilos, entrenadores exitosos y jugadores de primer nivel, entre ellos el mejor del mundo, Lionel Messi y otro que pelea por serlo, Cristiano Ronaldo. Ambos jugadores representan perfectamente el estilo de cada uno de sus equipos y de sus directores técnicos. Messi y Ronaldo son totalmente distintos aunque haya quien se empeñe en compararlos, la realidad es que cada uno con sus características individuales, son extraordinarios.

Hoy el fútbol los vuelve a juntar y les da una nueva oportunidad de demostrar de lo que son capaces, sobre todo a Ronaldo que frente al Barcelona no ha tenido las mejores actuaciones que se le recuerden. Esta temporada el portugués está teniendo un desempeño extraordinario y se espera mucho de él en el clásico de este lunes.
De Messi hay mucho qué decir, y es que el nivel que mantiene desde hace varias temporadas es simplemente espectacular y por el contrario, él al Madrid suele hacerle daño siempre que los tiene enfrente, los trae de clientes como se dice por ahí.

Messi brilla con luz propia e impacta su poderío individual pero además es un jugador generoso al frente, sabe jugar en equipo y eso es una virtud que no todos los cracks tienen. Ronaldo por su parte, no necesita del equipo en muchas ocasiones pues su velocidad y potencia física le dan la posibilidad de hacer jugadas iniciadas por él, y sí, terminadas de igual manera. Se le ha tachado de egoísta y quizás sea ese egoísmo lo que lo ha catapultado hoy como la revelación de la liga hasta el momento.

Lee también   Resumen Jornada 1 Copa MX

Messi disfruta de una racha goleadora espectacular actualmente, ha marcado en los diez últimos partidos que ha intervenido, nueve con el Barça y una defendiendo a la Argentina. Messi está rompiendo todos los récords de goleo y parece no tener freno. Los promedios de Cristiano en este renglón también son excelentes, le han situado en la cima del goleo español y está en camino de hacer historia en la Casa Blanca. Dos cracks, en gran forma y amparados por dos conjuntos que disfrutan de un gran momento futbolístico y de resultados.

No queda más que esperar el juego y disfrutarlo de principio a fin…