Cuando parecía que todo estaba prácticamente arreglado, a la mera hora todo se vino abajo. La llegada de Paulo Da Silva a la Máquina se quedó en un suspiro y ahora tendrán que enfocarse en buscar otro defensa central.

El motivo que orilló al paraguayo a decirles que nel a los cementeros fue la lana. Su representante, Oscar Sosa, informó que Cruz Azul se rehusó a pagarle 3.2 millones de dólares anuales, cantidad de la cual no se baja el jugador.

Una vez confirmada su negativa de volver a México, Da Silva ya tiene otra oferta. Quien lo busca es ni más ni menos que Javier Aguirre; viendo la leña del árbol caído desea reciclarla en Zaragoza. Así lo dijo Oscar Sosa al referir que el cuadro maño está interesado en sus servicios.

Lee también   Presunto culpable de caso Acro se autoexculpa
  • Miguel Strummer

    pues que bien, si viene por dinero mejor que no venga!!!!!

    • jorge amado

      la neta mejor que ni venga el wey para que lo queremos