Hubo cordura al final de cuentas. El golpe a la Cuauhtémoc-vs-Faitelson que le propinó Cristian Chivu a Alejandro Rossi ayer en el duelo Inter – Bari, fue sancionado con cuatro partidos de suspensión.

Las autoridades disciplinarias de Serie A decidieron hacerle caso a las repeticiones televisivas que delataban al zaguero rumano, alumno de Materazzi, en el puñetazo a Rossi.

De tal manera se cumplió con la aplicación de la regla que no pudo llevarse a cabo durante el partido…

Así fue el golpazo:

Lee también   El Inter de Milán estaría interesado en Arda Turan