Se defiende como puede
Se defiende como puede

Dentro de un campo de juego el participante más imperfecto es el árbitro. Receptor de todas las iras y nulos elogios, el hombre de negro es al que menos se le perdona una falla. Por el contrario, no tiene escapatoria; siempre habrá un derrotado que lo culpe y crucifique sin cesar. Se nos olvida que también tiene derecho a equivocarse, pues es parte del futbol. Sin embargo valdría la pena poner atención en colegiados peculiares y que no tienen reparo alguno en jactarse hasta de sus propios errores, uno de ellos el argentino Pablo Lunati.

Envuelto en la polémica por marcar un penal inexistente a River el fin de semana pasado, Lunati aboga por sí mismo al referir que “en el arbitraje no hay Maradonas”, por lo tanto no se puede pedir perfección en el desempeño de un árbitro. “Estoy convencido de lo que vi. Fue penal y se acabó”, dijo sobre el penal marcado al Millo. En caso de haber fallado en una marcación, Lunati no se arrepiente ni se cuestiona. “El buen árbitro es el que no se queda enganchado con el error. Al buen árbitro no se le cruza por la cabeza compensar. Se vuelve a equivocar de nuevo”, afirmó al programa Caño Vale Doble de Radio Cooperativa.

De igual forma considera que así como entrenadores y futbolistas tienen ideas claras sobre un estilo, los árbitros también cuentan con algunas. Lunati pone de ejemplo su concepción sobre los jalones en el área: “Hay 72 agarrones en el área. Para que yo te cobre un penal adentro del área o por un centro me tenés que clavar un puñal en la garganta”.

Lee también   Le llueve a Falcioni

Sin decirlo, Lunati pide que al árbitro se le respete su rol de protagonista en el futbol con la única herramienta que le permiten utilizar, la interpretación de las reglas.

  • Valente

    Que huevotes se carga para decir “Al buen árbitro no se le cruza por la cabeza compensar. Se vuelve a equivocar de nuevo”

  • Humanoide Mexicano

    Fuertes palabras viniendo del personaje mas odiado dentro de la cancha, el orquestador, el anti anarquista deportivo, palabras que aunque fuerte son ciertas.

    “Para que yo te cobre un penal adentro del área o por un centro me tenés que clavar un puñal en la garganta”.

    Esta hablando de criterio y creo que como humanos siempre hemos tenido problemas con el.