El Boa Esporte Clube de Brasil ha contratado al portero Bruno Fernandes de Souza, un hombre que acaba de salir de prisión luego de ser condenado por estar involucrado en el asesinato de la madre de su hijo.

La noticia causa indignación el país sudamericano pues se trata de una historia conocida, por la cual Bruno Fernandes fue sentenciado a 22 años y tres meses en el pasado 2013, pero por “lentitud” en el proceso legal, está libre preventivamente.

El País asegura que solo cuatro años después de su ingreso a la cárcel, Fernandes está libre y firmó su regreso al futbol con el Boa Esporte en la Serie B de Brasil. Sin embargo, pudiera volver a estar tras las rejas aún sin debutar.

Fernandes está bajo la posibilidad de que su caso sea finalmente procesado en el sistema brasileño y así ingrese definitivamente a prisión, aunque su propio abogado confesó estar seguro que esto tardará.

El portero asesino

Eliza Samudio era el nombre de la antigua pareja sentimental de Fernandes, la cual también fue la madre de su hijo. Esta modelo de 25 años fue brutalmente asesinada en 2010, presuntamente por orden del futbolista.

En junio de ese año, Samudio fue reportada como desaparecida y fue encontrada después de ser lanzada “a los perros para hacer desaparecer su cuerpo”, según el portal Perú21. Por el hecho, Fernandes fue acusado de secuestro y lesión física a la víctima.

No obstante, la persona que asesinó a Eliza también está en la cárcel y el propio jugador de 32 años confesó ser cercano a él, aunque nunca admitió sus culpas.

Lee también   Tigres niega que Mallorca quiera a Hugo Ayala

Ahora, después de haber sido jugador del Corinthians y el Flamengo en Primera División y ver su carrera paralizada, volverá a los campos de futbol en la segunda categoría de Brasil y su caso es uno de los más polémicos en ese país en los últimos días.