El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, lanzó este martes un llamado de atención a Brasil por los retrasos en la organización del Mundial-2014 y reiteró su oposición a ciertas normas que recortarían ingresos del organismo, durante una audiencia parlamentaria.

“Estamos atrasados, no podemos perder un día más”, señaló Valcke ante la Comisión de la Cámara de Diputados que estudia el proyecto de ley que regulará la Copa del Mundo.

“Viajar en Brasil no es fácil. Conducir en Sao Paulo, ir de un lado para otro, es una pesadilla. Salir del aeropuerto lleva medio día, eso no puede ocurrir” durante el torneo, declaró el directivo.

En ese sentido, el secretario de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) exhortó a las autoridades a redoblar el paso en los trabajos para mejorar la movilización y recibir a cientos de miles de turistas en las sedes del certamen.

“La Copa Confederaciones (de 2013) será sin ninguna duda una gran test para nosotros, pero será demasiado tarde para hacer cualquier cambio fundamental, por eso es importante trabajar desde ahora y acelerar los trabajos”, indicó.

Asimismo, Valcke reconoció que a “la FIFA no le gusta” que Brasil pretenda cobrar una entrada más barata para brasileños mayores de 60 años y estudiantes, como podría señalar la ley para regular el torneo que está en discusión en el Congreso.

“Nosotros no queremos acabar con las leyes (brasileñas), queremos a partir de esas leyes ver cuáles artículos pueden ser aplicados a la Copa del Mundo, y cuáles no”, sostuvo Valcke.

Al respecto, señaló que la FIFA acepta la media entrada para mayores de 60 años, pero que en el caso de los estudiantes propone un ingreso mínimo de 25 dólares.

Lee también   El Rebaño gana y pierde contra Correcaminos

Según Valcke, la posición del organismo frente a ese tema busca impedir la venta de boletos en el mercado negro.

[AFP]