A Natural, el libro del escritor Ross Raisin que habla sobre la falta de preparación de los futbolistas

Sin duda alguna, ser futbolista es una de las mejores ocupaciones del mundo, pues hay un sinfín de privilegios y de beneficios que hacen que los jugadores se alejen de lo que alguna vez fueron; esta situación no es particular de un país o de una región, sino que en todo el mundo, en donde los futbolistas que logran atravesar el umbral del amateurismo y se convierten en profesionales se separan del resto, tal como lo afirmó el escritor británico, Ross Raisin, durante la promoción de su nueva novela A Natural.

Si eres futbolista creces en un mundo muy restringido, en una burbuja, y si en algún momento te expulsan fuera de la burbuja que es la experiencia que tiene el 99% de los jugadores de la academia a quienes no se les ofrece un contrato, quedas en una posición muy difícil. Los futbolistas no están preparados desde lo educativo o lo social para el mundo real porque la idea es que no entren al mundo real”, declaró el escritor en entrevista para la BBC.

El escritor declaró que durante la investigación para escribir su libro hubo un hecho que le llamó mucho la atención: “Una vez hablé con un mediocampista en el bar de su club y cuando se fueron sus compañeros me llamó la atención lo bien que hablaba, lo articulado y expresivo que era. Le comenté que me sorprendía y él me respondió que nunca hablaría así enfrente de sus compañeros. Me dijo que lo último que quieres como futbolista es destacarte del resto, ser considerado el tipo de persona equivocada y él sentía que a muchos otros jugadores les pasaba lo mismo: tenían el potencial de ser de una cierta forma pero como eligieron ser jugadores se les entrenó para ser así”.

Lee también   CARLOS VELA | Jugará en West Bromwich

Finalmente, el escritor señaló que si bien ya conocía dos hechos, no pensó que fueran tal como lo descubrió: “lo primero es que los futbolistas ni siquiera saben cómo tratar con una mujer porque es probable que no hayan tenido muchas conversaciones con mujeres, ya que no hay muchas mujeres en el mundo del fútbol, en especial en puestos de poder. Lo segundo es que el mundo del fútbol es hipermasculino y el grado de cultura de bullying que encontré es mucho peor de lo que había anticipado”.