FOTO MEXSPORT

El futbol, como cualquier cosa que se respete, ha sido, es, y no dejará de ser un juego; de tal forma que aquel que no salga a encararlo como tal lleva consigo el terrible problema de enfrentarse a mayores problemas que los que de suyo implica. Hoy que el Toluca salió a la cancha a cuidar el orden, a protegerse en una novedosa cancha –que abunda más en caucho que en belleza futbolística-, y a defenderse con un hombre menos desde el ´48 (expulsión de Novaretti por una entrada con el codo en alto), perdió de vista el concepto lúdico del futbol y su empate a ceros significó media derrota y media decepción.

  • Chivas
  • Toluca
Chivas:Michel; Enríquez, Magallón, Reynoso, Ponce; Araujo, Esparza (Vázquez 65′), Marco Fabián, Báez (Sánchez 58′); Arellano, Venado. DT José Luis Real


Toluca:Talavera; González, Novaretti, Dueñas, De la Torre; Cuevas, Zinha, Romagnoli; Esquivel (Trejo 78′), Calderón (Gamboa 53′), Mancilla (Cerda 86′). DT José Manuel de la Torre
Goles: No hubo
Árbitro: Jorge Eduardo Gasso. Expulsó a Novaretti al 50′.
Incidencias:Partido correspondiente a la jornada 14 del torneo Apertura 2010, disputado en el Nuevo Estadio Omnilife, ante una pobre… pobrísima entrada.

Es complicado pensar, luego de haber visto semejante enfrentamiento, que el  Toluca ganó un punto si se ha enfrentado a unas Chivas tan intrascendentes como áridas en su juego; ambos equipos salieron a balonearse al resultado: sin ideas, con una obsesión esquizofrénica por la defensa y sumidos en la más agobiante presión por obtener puntos a pesar de la estética balompédica.

Talavera no tuvo más que detener las fortuitas llegadas del Rebaño mientras que Sinha parecía un completo inadaptado al césped de artificio; sólo la presencia de jóvenes como Gamboa y Trejo dieron al equipo seguridad en la defensa (con el primero) y la esperanza de ataque vertical y sin ambages (con el segundo). Al ´42 el liniero hizo gala de una milimétrica perspectiva al anular a Mancilla el tanto que valía dos puntos más en este insípido evento.

Lee también   Video: Neymar manda mensaje tras su lesión

Si, como decía líneas más arriba, el futbol no ha dejado de ser un juego en el que lo fundamental es el juego mismo, en el que cada acción es importante por sí misma, las Chivas y el Toluca exhibieron el vértigo de la presión “resultadista” y se olvidaron de la diversión con la cual han sido dotados aquellos que suelen llamarse jugadores; los veintidós hombres (veintiuno en diminuendo arbitral) en la cancha salieron pensando en tres puntos y no tuvieron más que conformarse con rescatar uno sólo luego de haberse dado cuenta de que fueron echados al campo a ganar y no a jugar y romperse el alma con cada toque y cada trazo.

Esta argucia federativa, de ajustar juegos como cuentas de rosario, no ha provocado nada más que el olvido de la diversión y la belleza futbolística en pos  de la ganancia comercial y el compromiso televisivo.

Si este 0-0 hubiera mostrado a dos escuadras aguerridas y juguetonas, no quedaría más que anhelar empates hermosos, desafortunadamente el futbol parece estar dejando de ser un juego para convertirse en uno más de esos trámites que plagan las prácticas culturales de nuestro país. Trámite que vale, tristemente, por los nachos y las cervezas circunstanciales, nunca por el juego.

(Crónicas infernales. Por Marco Reyes)