La Liga Española es una de las más defensoras del fútbol antiguo. En ninguna de sus divisiones inferiores y mucho menos en la primera, han implementado algún tipo de nuevas tecnologías que si han hecho otras grandes ligas.

En el día de hoy, cuando Betis y Barcelona disputaban su partido liguero, a los culés no les concedieron un clarísimo gol luego de que un defensor sacara el balón cuando ya tenía más de un metro adentro del arco.

Ahora, en las otras ligas del viejo continente la aplicación de la tecnología ha hecho que los árbitros tenga una labor más sencilla y con menos presión. Al principio era altamente cuestionada, pero hoy en día agradecen que esto se haya implementado. En la Premier League fue donde se aplicó por primera vez en el 2014.

Si bien estamos acostumbrados a que el fútbol sea como lo venimos conociendo desde hace años, este tipo de situaciones (lo que ocurrió en el Betis-Barcelona) lo que hace es que los árbitros queden como los malos de la película y tampoco ven lo que hacen los equipos. Los jueces del partido son humanos, y ellos mismos pueden cometer errores como un arquero que se le puede ir el balón por debajo de las piernas. La implementación de la tecnología en todas las competiciones debería ser acatada, por lo menos, en estos casos que le llaman “goles fantasmas” para evitar polémicas y resultados que de verdad no deberían ser.

Lo que aplicaron en el Mundial de Clubes, que era una repetición al estilo NBA, eso si va en contra del fútbol. Muchos jugadores lo han criticado y lo seguirán haciendo si sigue pasando.

Lee también   “Me faltaba ganar algo con la selección”: Ronaldo

En Portugal si bien en la liga no aplican tampoco la tecnología, en la competiciones coperas si lo hacen.

Así que España es el único país que hace caso omiso a una ayuda que pide el balón pie actual.