En Perú, las finales se deciden a golpes

Los equipos de León de Huánuco y Universidad de San Martín disputaron el partido de ida de la gran final. Durante más de 80 minutos, el encuentro se envolvió en un categórico cero a cero. Cansados de no hallar un gol, ambos conjuntos quisieron romper el empate con golpes.

Calientitos, jugadores del León y de la San Martín se fueron alterando con insultos, después con barridas y finalmente llegaron a los karatazos. Patadas voladoras, abrazos de oso, cocos y demás artimañas del impulso agresivo tuvieron como consecuencia que el partido finalizara empatado y con cuatro expulsados.

Los más felices con tal acontecimiento fueron fotógrafos deportivos. Apenas vieron a los caídos y heridos, corrieron a darle rienda suelta a los flashazos y encuadres. Qué les iba a importar si invadían la cancha; chamba es chamba.

Pero otro que se llevó las palmas, en honor a su honestidad, fue el defensa Ramos de San Martín, quien reconoció ante todo mundo que no se iría de la cancha sin darle su merecido a Ronaille Calheira, del León de Huánuco. “No quería irme sin meterle algo, sin devolverle un golpe. Reaccioné mal, pero el futbol es así”, dijo este hermoso ejemplar.

No conforme, señaló que su equipo se va contento con el resultado para el juego de vuelta. Pero nomás chequen su argumento: “ellos siempre ganan de local y esta vez no lo hicieron”.

Elías Leonardo ( Elías )

Perfíl Futbolsapiens: Elías Leonardo
Sígueme en:

Desde la web

  • Elías Leonardo

    Los mexicanos tampoco jugamos un futbol muy envidiable que digamos

  • Sebastian

    clasico mamon

  • QUIJOTE09

    Cada que alguien dice “así es el fútbol” me pregunto en qué demonios está pensando. Normalmente esta frase se usa para justificar conductas reprobables, irracionales y salvajes; luego que no se quejen cuando algún esnob se refiera a este deporte como “una banda de monos descerebrados detrás de una pelota”.