Y todo por un día (chino) de furia

Bueno, pues nuestro amigo de ojos rasgados, Wang Dalei, sigue dando de qué hablar. Después de decirles “bastardos” e “idiotas” a medios y aficionados, el portero fue suspendido un partido para que “reflexionara” sobre sus palabras.

No hizo falta tanto tiempo, de inmediato pidió perdón públicamente por sus bellos comentarios. Eso sí, de la suspensión no se salvó. Sin embargo, la Asociación China de Futbol anunció que a partir de este incidente toda la información relacionada al balompié chino se dará mediante microblogs oficiales.

Esta medida busca el debate y la crítica responsable entre profesionales del balón con periodistas y aficionados. Por un lado, futbolistas y pantalones largos publicarán informaciones relacionadas a su trabajo. Por otro, los lectores deberán cuestionar y opinar con respeto todo aquello que no les parezca.

Los microblogs se dividirán en tres ramas: selección varonil, selección femenil y Federación China de Futbol. Lo único no aclarado hasta el momento es si los futbolistas tendrán que renunciar a sus blogs personales para atenerse exclusivamente al nuevo esquema.

Como quien dice, Wang Dalei inició inconscientemente el operativo “a limpiar la casa”, siendo los insultos el primer cochambre por eliminar. En fin. Todo lo que puede provocar un día de furia en la vida de un hombre que juega como portero y que hasta hace unos meses figuraba como uno de los posibles refuerzos para el Inter de Milán.

Elías Leonardo ( Elías )

Perfíl Futbolsapiens: Elías Leonardo
Sígueme en:

Desde la web

  • Alexis

    hasta en los perros hay razas, y hasta dentro de las noticias irrelevantes hay niveles, pero esta si que se lleva un premio!

    • Elías Leonardo

      Aunque el premio debería llevárselo nuestro compadre el chino

  • James

    La neta si mi Elias, con una noticia irrelevante del chino era suficiente…. por favor ya no nos digas el lunes con que “el chino ya no dijo nada”….. jajajaja

    Saludos!!

    • Elías Leonardo

      Si, la neta ya me pasé de vivo. Pero es el que chino anda que no cree en nadie. Un saludo