Marijana Kovacevic, la terapeuta serbia, en la que Diego Costa ha puesto su última esperanza para jugar la final de la Liga de Campeones el próximo sábado, es un personaje esquivo de quien se sabe poco, pero que en su página web asegura ser capaz de poner a punto en una semana a jugadores con serios problemas musculares.

Licenciada en Farmacia en 1987, no fue hasta 2002 cuando comenzó a tratar lesiones deportivas, según explica en su página web.

En los últimos once años se ha ganado la fama de ser una “doctora milagro” y entre los pacientes que señala en su página web se cuentan jugadores como el argentino Pablo Zabaleta, los españoles Iván de la Peña y Albert Riera y el capitán de la selección holandesa Robin Van Persie.

Lo que ella hace no es medicina, por así decirlo, ella no es médica, es farmacéutica, pero funciona. Los futbolistas, nacionales y extranjeros, la adoran, porque cumple lo que promete. Rehabilita al jugador para que pueda jugar“, declaró a Efe el periodista deportivo Pavle Knezevic, de la agencia Beta.

Eso sí, opinó que el método que aplica Kovacevic no ha sido clínicamente investigado y que “se desconoce qué efectos a largo plazo” podrían sufrir los futbolistas.

Knezevic recordó que a Van Persie, del Manchester United, le pronosticaron que no podría jugar durante dos meses, pero que con el tratamiento de Kovacevic regresó al campo después de diez días como por arte de magia.

Su primer paciente, según Knezevic, fue el serbio Marko Pantelic, quien tras recuperarse de una lesión empezó a recomendar la misteriosa terapeuta belgradense a todo el mundo, que entró así en los círculos deportivos.

Lee también   Benítez registra un mejor inicio que Ancelotti y Mourinho

La terapia que propone Kovacevic consiste en regenerar el tejido muscular dañado mediante masajes a mano, usando un gel creado con distintas sustancias naturales, entre las que se sabe se cuenta la placenta de yeguas.

El masaje es combinado con “la aplicación de un campo electromagnético creado con un corriente de electricidad de alta frecuencia“, describe Kovacevic en la página web.

Una terapia que se describe como no invasiva, sin contraindicaciones y sin reacciones alérgicas.

Además, se asegura que los test de dopaje realizado tras el tratamiento dan negativo por sustancias ilegales tanto en la orina como en la sangre.

Este tratamiento es recomendado para jugadores con problemas en el tejido muscular, desde desgarros, distensiones, hematomas o calcificaciones.

La duración del tratamiento es de uno a siete días, tras los que el tejido queda totalmente recuperado.

Ella elude la prensa y la publicidad, y su vida privada es una incógnita.

No sé ni cuántos años tiene, supongo que algo más de 40“, dijo Knezevic a Efe.

Algunos medios serbios especulan que cambia con frecuencia su aspecto, el color del cabello y el maquillaje, que suele ser muy llamativo.

En una de las escasas declaraciones públicas que se le conocen, la “doctora milagro” aseguró que comprendió “muy pronto que cada pierna bien curada atrae a otras cinco“.

 

 

  • Prichon Breik

    Y en Catemaco también no?

  • Jimbo Bayern

    Se hubiera venido a los masajes de arnica de la podologa!!

  • Juan Carlos

    Zabaleta es argentino, que no?

  • McSunset

    ¡Que se la traigan a Chivas!

  • Besuqueable

    ¡Falcao!

  • Imnotperky

    “El uruguayo Pablo Zabaleta” No mamen.

    • Bukoswky616

      A vuelto ser futbolsapiens =´ ). Con sus ERRORSOTES de redacción y los likes y dislikes. Antes no pusieron el mexicano Diego costa

  • Alf Beckenbauer

    Hace bastante tiempo había leído lo de aplicar campos electromagnéticos para acelerar la recuperación de los huesos, así que no me parece taaaaaan descabellado.

    • JC

      Por que los huesos y los musculos funcionan igual no?

  • GalletasDeAnimalito

  • Adam Darski

    Pues no pierde nada al probar con eso. Pero si llega, va a jugar con miedo a romperse totalmente y eso le convendría al Madrid.

  • imdagabo

    Pues si fuera Diego Costa, por no perderme la final de la champions hasta me iria a pare de sufrir para el milagrito, jaja