Soñamos con el gol perfecto, el jugador perfecto y el equipo perfecto. Y cuando llegamos a ese punto, soñamos con algo más.

EL FÚTBOL SOCIAL.

No hay día que pase en que no me acuerde del momento exacto en que escuché una frase que cambió mi percepción futbolística totalmente. La frase era de una persona que admiro y estimo mucho, a pesar de no conocerlo en persona; ya saben, esas cosas que sólo el fútbol logra:

“El fútbol puede prescindir de todo. Va a seguir viviendo sin entrenadores, sin dirigentes, sin futbolistas, sin espectadores. Pero no puede seguir viviendo sin escudo. Porque el escudo es el que emociona. Todo lo que el fútbol genera, lo genera porque hay un afán de captar la emoción del que llora porque el equipo gana o pierde”.

Es algo contradictorio y difícil de explicar, ya que el mismo escudo existe por los demás factores mencionados. Pero pensándolo fríamente, hay dos puntos interesantes para analizar.

Los factores transitorios sólo captan la atención. Las personalidades futbolísticas (llámese jugador, entrenador o directivo) van y vienen. Con una buena jugada, un buen planteamiento táctico o un buen fichaje, pueden fácilmente robarse la atención de millones. Durante su estancia, generarán sentimientos extremos pero fugaces y, en el momento que abandonen la causa, por una mejor o peor, las sensaciones pasarán a ser sólo recuerdos. El escudo no actúa de esta manera. Lejos de ser transitorio, el escudo juega un papel constante en nuestras vidas. Bajo éste, habrá decenas de jugadores, entrenadores y directivos que nos deleitarán o decepcionarán, pero lo que verdaderamente perdurará, es la emoción creada en estas acciones por estar siendo ejecutadas defendiendo una causa, un escudo, un ideal.

Lee también   "Actúan como títeres": Hugo Sánchez

Su contraparte, es decir, la respuesta al escudo, sería el aficionado.

El fútbol se vuelve una cultura en cada país. Todo el mundo lo habla, de manera positiva o negativa. No hay casi restricciones para jugarlo, se puede jugar donde y con quien sea. Antes, durante y después de vivirlo en cualquiera de sus facetas, puedes reírte, excitarte, conformarte, enojarte, entristecerte o frustrarte. Sin dominarlo a la perfección, se vuelve un pasatiempo o tema de conversación automáticamente. Te pueden presentar a Juan, John, Joao, Jan o Iván, y aunque sean desconocidos para ti, el verlos patear un balón o portar los mismos colores que tú crea un lazo de confianza inexplicable.

Dentro del mundo futbolístico, encontramos dos vertientes: el fútbol mediático y el social. El primero es al que todo aficionado se rinde, es el que despierta una “afición”, vamos. Aquí, el morbo vende y la crítica satisface a corto plazo, ni quien lo cuestione. Mientras más títulos, goles y polémica generes, más éxito tendrás entre seguidores y patrocinadores. Si un Jeque árabe le invierte 200 millones a un equipo incógnito, si Messi anota 91 goles en un año futbolístico, si el Zenit compra a Hulk por 50 millones o si la Juventus se ve incriminada por amaño de partidos, entonces nos paralizamos momentáneamente para investigar todo acerca de estas situaciones, sabiendo de por medio que el impacto que puedan tener sobre nuestras vidas, es mínimo. Es normal y totalmente válido. Es entretenimiento, y lo necesitamos para distraernos.

Sin embargo, hay otro lado que sólo existe en nuestra pequeña burbuja a primera vista, pero con un alcance más amplio que ignoramos. Este eslabón perdido se llama fútbol social e involucra al escudo, el barrio, la pelota, la persona y un factor extra de desarrollo social. El fútbol, el club y el barrio son como piezas de Lego que encajan perfectamente, aunque este último concepto se menosprecie o, en el mayor de los casos, se ignore. El eslabón social del fútbol es un lado poderoso pero invisible. Una pelota de fútbol destruye idiomas y fronteras.

Lee también   “Manchester ficha a jugadores que contribuyen al equipo”: Van Gaal

LAS CANCHAS DEL CHE.

Las Canchas del Che es un espacio para descubrir este lado social del fútbol en el mundo. En 1952, Ernesto Guevara, más conocido como el Che, inició un viaje por Latinoamérica junto a Alberto Granado. A medida que avanzaba en su viaje, Guevara iba siendo testigo de las múltiples facetas sociales que las distintas culturas de América poseía. Buenas y malas, las experiencias vividas y vistas por Guevara formaron una personalidad nueva en él, le abrieron su mente por así decirlo. Tiempo después terminaría con ideas extremas y ayudaría a distintos países de Latinoamérica a librar revoluciones, pero esa ya es otra historia.

Guevara es el autor de un discurso muy conocido, siguiendo el bolivarianismo puro, ese que no está afectado por la parafernalia política. Lo realizó en Perú al término de un voluntariado en un hospital para leprosos:

“Creemos, y después de este viaje más firmemente que antes, que la división de América en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente ficticia. Constituimos una sola raza mestiza, que desde México hasta el estrecho de Magallanes presenta notables similitudes etnográficas. Por eso, tratando de quitarme toda carga de provincialismo exiguo, brindo por Perú y por América Unida.”

Y así, me embarco en un travesía por todo el continente americano, siguiendo los pasos de Guevara pero enfocado exclusivamente a lo que nos quita el sueño cada día: el fútbol, que también posee similitudes etnográficas en América Latina, como diría Ernesto. Tambien es necesario recalcar que hay historias o experiencias que son ignoradas a primera vista y entenderlas, nos daría una visión alternativa del fútbol en general. Los relatos del “Mágico” González en El Salvador, el fútbol callejero en cada país, los nexos de Pablo Escobar con el fútbol colombiano, las barras bravas de Argentina, el Mundial del 2014 en Brasil, la inexplicable fidelidad de los hinchas de Peñarol, el fútbol en tiempos de dictadura en Chile, ONGs que usan este deporte como herramienta de desarrollo social, el fútbol playero del Caribe mexicano, el porqué no hay fútbol en Nicaragua y los múltiples puntos de vista que tiene una sociedad ante los Clásicos nacionales como Boca-River, Millonarios-Santa Fe, Alajuelense-Saprissa, Flamengo-Fluminense, Universitario-Alianza Lima, etc.

Lee también   Jacobo Zabludovsky en el futbol y otros deportes

Dicho esto, los invito a que conozcan este lado del fútbol latinoamericano y me acompañen en esta aventura a través de este espacio semana tras semana.

Ver segunda entrega: “Descalzo“.
Ver tercera entrega: “El Gol más hermoso“.
Ver cuarta entrega: “#JaguaresEsDeChiapas“.
Ver quinta entrega: “La Tierra sin Fútbol“.
Ver sexta entrega: “Una Crónica Bocatoreña“.

Sígueme en @Nicoliszt.

  • chivolo

    Siempre un gustazo leer estas columnas Sr Nicolas, un saludo y gracias por compartir tanto conocimiento futbulero y hacer de nosotros un poco mas “Sapiens”

    • El Jiricocho

      Chupasela si quieres.

      • chivolo

        Ese momento incomodo cuando usuarios de mediotiempo se pasaron a FutbolSapiens

  • MTR

    Soy yo o FutbolSapiens ya parece “El blog de Nicolás”? La verdad es que qué bueno, porque le ha regresado a la página esa esencia Sapiens que estaba perdiendo de a poco

    • chivolo

      Andale yo pensaba lo mismo esa escencia Sapiens que la hace diferente a muchas otras, todo bien, con excepcion de la ultima contracolumna CRO MA DO RA de Barak, ese wey si que esta perdiendo el piso jejeje

    • Joe l’eventreur

      Pues a mi me sigue gustando la pagina como desde el día que la conocí (la sigo desde solo era un blog de Barak), creo que esa locura barkciana pro-barcelona, las muchas cosas “irrelevantes”, los moneros, los vídeo-resúmenes de cada partido, los EXCELENTES textos de Elias Leonardo, el Futbol Ilustrado, los muy buenos textos de Nicolas y demás cosas que van de lo más ridiculo a lo sapiens-sapiens hacen que la pagina vaya evolucionando con nosotros para darnos nuestra “sopa” de cada día y hacen que Futbolsapiens sea un concepto único. En mi opinión, pese al paso del tiempo, Futbolsapiens se mantiene como mi sitio deportivo favorito en internet. Saludos!

  • SR DON CASI

    ES CIERTO HASTA EN LAS CASCARAS DE BARRIO SOLEMOS JUGAR CALLE CONTRA CALLE Y NOS DESGARRAMOS EL ALMA POR LA CALLE LIBERTAD QUE NUNCA A PERDIDO CONTRA LA CALLE CONSTITUCIÓN

  • Qué placer entrar a este sitio y constatar que los contenidos son cada día mejores.
    Nicolás Tapia tienes una gran pluma, felicidades.

    • jesus87

      nunca q me seguiste en el twitter jajajaj

      • mi deporte favorito es trolear

        Hahahahahahahahahahahahahahahahaha Atte. El PocosFollowers

      • El cara de haba

        Virgen detected

        • jesus87

          virginsisisismooooooo jajajajaj

  • Chiva

    Gran columna Nicolas… Todos esos sentimientos nos provoca el futbol!

    Es curioso como hay de “columnistas” en toda la extension de la palabra, a “Wanna be columnistas” en este sitio…

    Saludos!

  • César Jácome

    El futbol como expresión de una cultura o una sociedad es algo que de hace unos años para acá me parece interesantisimo. Como estudiando a los equipos y aficionados de algunos equipos puedes llegar a conocer sobre la historia de los lugares, la manera de pensar de su gente y su imaginario colectivo.

    Mi buen Nicolás, que pedazo de aventura estás por aventarte. Espero con optimismo el día que nos entregues la primera parte de lo que seguro será un viaje de poca madre.
    Mucha suerte y es un gusto tenerte en este sitio, eres de lo poco que lo hace digno de seguirse poniendo “Sapiens” en la barra del navegador.

  • rodrigo_magaña88

    *bravo*, el Fútbol como estilo, modo, forma de vida, como te puedes hacer “amigo” o “compañero” de alguien solo hablando un mismo idioma Fútbol…

  • Ron Damón

    Creemos, y después de este viaje más firmemente que antes, que la división de América en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente ficticia. Constituimos una sola raza mestiza, que desde México hasta el estrecho de Magallanes presenta notables similitudes etnográficas. Por eso, tratando de quitarme toda carga de provincialismo exiguo, brindo por “Las Canchas del Che” y por América Unida.

  • Lucas

    ¿Qué se traen Elías y tú? Lo pregunto porque en verdad están haciendo cosas fregonas y sus plumas le dan mucho de sapiens al sitio. Sigan así, esperaremos las historias.

  • Edgar L.

    A evooo, acá estaremos.

    Disculpa la expresión pero se agradece tal invitación mi estimado.

    Saludos.

  • Vercingetorix21

    La idiosincrasia que le imprimimos los latinos al juego es donde radica la belleza del juego, quizá solo los ingleses le den tanta preponderancia en cotidiano como nosotros; el conflicto eterno entre juego-pasión y juego-negocio es otro obstáculo a salvar para nosotros como aficionados; gracias por una gran radiografía de lo que somos y lo que pretendemos ser en el deporte que amamos, saludos.

  • Joe l’eventreur

    Espero con ansias seguirte en tu viaje, saludos crack de la pluma.

  • Ilshe!!

    Felicidades Nicolás, realmente espero leer esos viajes, tú eres realmente un crack de las columnas, felicidades y éxito.

  • Etrusco

    Será interesante leer tus experiencias, aunque consideró que el fútbol se saborea y se entiende de forma tremendamente diversa, sin importar las similitudes etnográficas. Simplemente basta verse uno mismo para apreciar esta diversidad; cuando era un niño el fútbol era un juego divertido para hacer amigos o para estar con mi papá, no importaba como, donde ni con qué el chiste era jugar, para mí el fut era un juego y nada más. Cuando era un adolescente era “lo más importante” de mi vida y empecé a competir porque quería ser el mejor (Al menos en mi entorno), era más que un juego, simplemente era todo. Cuando empecé a trabajar se convirtió en una valvula para sacar el estrés y para convivir con los cuates. Ahora que tengo un hijo deseo que cuando crezca a él también le guste para poderlo disfrutar juntos, sin importar si es bueno o malo, ni a que equipo le vaya, sino simplemente patear el balón y verlo disfrutar, entonces entenderé el fútbol como lo hace mi propio padre, un medio que me une, ahora si, a lo más importante de mi vida. Bendito fútbol.

  • ramy salcido

    si pudieran hacer que Villoro y Camparros publicaran una columna por lo menos mensualmente esta pagina seria perfecta

  • Fernando

    El futbol de america latina es bastante especial, lo unico que me gustaria que cambiara seria la violencia que se vive en las tribunas.

  • Ernesto Gómez

    Muy buena columna Nicolás! Soy fanático del fútbol del continente…..me emociona lo que está por venir! Una pregunta, de quién es la frase que mencionas en el segundo párrafo.

  • Ernesto Gómez

    Muy buena columna Nicolás! Soy fanático del fútbol del continente…..me emociona lo que está por venir! Una pregunta, de quién es la frase que mencionas en el segundo párrafo.

  • LiverBird

    ¿Por qué menciona que no hay futbol en Nicaragua? ¿alguien podría adelantarme algo sobre eso?

  • Víctor Cárdenas

    Barak, deberías aprenderle a Nicolás como escribir una buena columna y como hacer un buen trabajo periodístico.
    Enhorabuena para ti Nicolás por tu magnifica columna, ya deseo leer la que sigue.

  • nepo

    Si yo estoy emocionado no me imagino cómo estás tu. La verdad es mi sueño hacer eso mismo, viajar y escribir, vivir viajando.
    Espero que te vaya de maravilla y aquí andaremos para leerte.