Con su derrota en los cuartos de final del Mundial de Clubes, el Monterrey volvió a consumar un nuevo fracaso para el fútbol mexicano en esta competición, donde nunca ha logrado llegar a la final a pesar de ser el país con más participaciones, con siete en ocho ediciones.

Para los mexicanos, la mejor actuación en el Mundial de Clubes seguirá siendo la de la primera edición, el tercer lugar que consiguió el Necaxa en enero del año 2000, en Brasil.

Más allá que en esta justa siempre los favoritos sean los campeones europeos y de sudamérica, la realidad es que los equipos aztecas han quedado a deber seriamente a lo largo de la historia del mundialito pues las primeras rondas ante clubes orientales y africanos también han sido una pesadilla.

La actuación de ayer del Monterrey recuerda inevitablemente a la vivida el año pasado por el Pachuca, que también perdió en los cuartos del Mundial, en su caso ante el Tout Puissant Mazembe de la República Democrática del Congo, antes de superar al Al Wahda emiratí en la lucha por el quinto lugar.

Y justamente el Pachuca ha sido el equipo que más veces lo ha intentado, tres, llegando solamente en una ocasión a las semis en 2008, y perdiendo ante la Liga de Quito. El equipo de México es el que peores cuentas ha entregado en esta justa. Ese año los Tuzos perdieron el juego por el tercer lugar con el Gamba Osaka de Japón 1-0.

Pero eso no debe ser consuelo para Atlante (2009) o el América (2006), quienes lo intentaron también pero ambos se toparon con el Barcelona en semifinales y terminaron eliminados y perdiendo el juego por el tercer lugar ante rivales, en el papel, de menor jerarquía, el Pohang Steelers de Corea del Sur y el Al Ahly de Egipto, respectivamente.

Lee también   David Unsworth será el DT interino del Everton

Así, la productividad de los equipos mexicanos es seriamente cuestionable en el Mundial de clubes, ninguno ha estado cerca, a excepción de los Rayos, de dar alguna buena noticia para este futbol que sigue conformándose al parecer con sólo participar en los torneos internacionales, o perder de manera heroica ante un “gigante mundial” y llevarse a los bolsillos unos cuantos millones por hacer acto de presencia.

Para variar, la palabra fracaso no es bien recibida en cada uno de los clubes que han participado, pues siguen creyendo que con el sólo hecho de asistir ya es un logro, y será hasta que se termine con esa mentalidad mediocre y conformista, que quizás el futbol mexicano crezca a nivel internacional.

Por lo pronto un nuevo fracaso se suma a la historia de nuestros clubes en este torneo. Que si los equipos llegan con semanas sin actividad, que si la planeación del torneo en México no es la adecuada y que por eso los equipos llegan desfasados, etc, etc, etc…

Al final es problema exclusivo del futbol mexicano y mientras todo siga como hasta ahora, seguramente seguiremos hablando de fracasos y más fracasos a nivel internacional.

¡Viva México!

  • andres

    no solo en clubes tambien en seleccion nacional

  • Atlante es el único equipo mexicano que ha tenido un buen papel.