Un Cabrito gigante

"No le debo nada al futbol", dijo

Así fue el último juego del Cabrito Arellano: gigante. Lució enorme, de otro calibre. Fue un jugador diferente, carismático y popular. Así se despidió. Y lo hizo en el contexto del duelo entre Monterrey e Independiente de Avellaneda, dirigido por otro ex Rayado, muy querido por la afición regia; hablamos del Turco Mohamed.

Hasta aquí los 17 años de carrera. Cabrito jugó hoy casi todo el primer tiempo de un juego que no significó nada… poco análisis para los estrategas, raquítico futbol. Equipos tiesos.

Antes de salir de cambio en forma simbólica a los 44 minutos con 40 segundos por su hijo Jean de Jesús, Arellano buscó despedirse con un gol ante los miles de seguidores que asistieron a esta fiesta en el estadio Tecnológico. A pase de Sergio Santana estuvo cerca de lograrlo, pero llegó instantes tarde frente al arco.

Y entonces sí, la fiesta, las luces y la algarabía. Se fue. Lo había anunciado días atrás y cumplió. Pero es más difícil ahora y lo será de aquí en adelante. De cualquier forma, dejó un Monterrey sólido e inmerso en un proyecto de otro nivel. Vucetich sigue cosechando a pesar de todo lo que ha sembrado y los frutos continúan madurando. Tremendo lo que se viene para los Rayados.

Al final como moralmente Monterrey tenía ganada la noche, sólo tuvo que plasmarlo. En una jugada donde se avivó el equipo, el Chelito (quien ingresó al campo por Jean de Jesús), recibió un saque de falta cobrado por sorpresa, eludió la marca y trazó una diagonal que terminó por concretar Zavala.

Emiliano Castro Sáenz ( emiliano )

Perfíl Futbolsapiens: Emiliano Castro Sáenz
Sígueme en:

Desde la web

  • Un jugador diferente en cada partido que jugò. Quizàs lo unico que se le puede reprochar es nunca haber ido a Europa cuando estuvo en la cùspide de su carrera. Cada quièn… pero la verdad, que jugadorazo era Jesùs.

    Grande, Cabrito…

  • muy bueno el cabrito, lastima que no fue respetado por las lesiones