El moribundo Puebla que Trejo le heredó a Eugui comienza a recomponerse y tiene señales de vida. El equipo de hoy en día tiene movimiento en las articulaciones, síntoma de una recuperación no prevista: tocan, juegan, intentan, disparan, fallan.

  • 2PUEBLA
  • ATLAS
PUEBLA: Álvarez; Rincón, Acosta, Juárez, Salinas (Castillo 90´), Hernández; Corona, González, Ayala, Jiménez (Pereyra 46´); Lugo, Borja(Ortiz 67´) . DT Héctor Hugo Eugui


ATLAS: Pinto; Chávez, Conde, Espinoza, Flores (Arreola 46´), Rodríguez; Paganoni, Ayala (Dos Santos 57´), Pacheco, Alférez, Santos (Moreno 46´). DT Benjamín Galindo
Goles: 1-0 Lugo (2´), 2-0 Lugo (65´)
Árbitro: Roberto García Orozco
Incidencias:Partido correspondiente a la fecha 9. Efectuado en el Estadio Cuauhtémoc

De entrada Eugui modificó el planteamiento táctico al cambiar de línea de cinco a cuatro defensores. Asimismo, sus futbolistas intentan elaborar jugadas a partir de dos o tres toques, mismos que yerran dada la inutilidad motriz a la que fueron sometidos bajo el mando de Trejo.

Otro punto a destacar es la figura del propio Eugui en la banca. Contrario a su antecesor, el uruguayo grita, manotea, alienta; no deja de traer cortitos a los poblanos y transmite su pasión en ocasiones vestida de enojo.

Uno de los elementos que parece respirar a campo abierto es Gerardo Lugo. Amarrado y sujetado atrás de media cancha con Trejo, bajo la mano de Eugui se mueve libremente de media cancha para adelante. El pretexto perfecto es dejar a Borja como punta y con ello abrirle el espacio a Lugo.

Tan libre y suelto jugó el hombre que hasta anotó dos goles. Pero no sólo contribuyó a sellar la victoria, sino a contagiar y animar a sus demás compañeros. De no ser por Pinto, quien verdaderamente es el único que jugó en Atlas, Puebla estaría cantando una goleada más que merecida.

Lee también   Puebla y Cruz Azul se van en ceros

En contraste, del lado rojinegro lo más destacable, además de Pinto, fueron los rostros de incertidumbre y molestia por parte de Galindo. Pero más que enfadarse con sus jugadores debería recriminarse a él mismo y cuestionarse “¿a qué jugamos?”, “si no les pedí que atacaran y tampoco que defendieran, ¿entonces qué les pedí?”.

  • matias

    se le esta saliendo de las manos el juego al profe, lastima :/