En Boca, el futuro ya llegó. Y lo hizo mucho antes de lo esperado. Porque los malos resultados del equipo de Carlos Bianchi y la preocupación de la dirigencia aceleraron un proceso que se tenía pensado para más adelante. En Boca ya comenzaron a planificar lo que pasará después de junio.

La reunión que mantuvieron Daniel Angelici y Carlos Bianchi en la tarde del jueves pasado, disparó un sinfín de especulaciones. Lo cierto es que en la misma, cara a cara, el presidente y el entrenador hablaron una hora del duro presente del equipo y de lo que puede ocurrir si los resultados no acompañan en lo inmediato. Bianchi le agradeció a Angelici el respaldo que recibió previo al Superclásico y le aseguró que puede revertir la situación.

El Virrey ni siquiera mencionó la posibilidad de renunciar y Angelici no propuso un plazo para sostenerlo en el cargo. Aunque ambos coincidieron en que los triunfos deben llegar rápido.

En cuanto al plantel, Bianchi no propuso ninguna lista negra y no puntualizó sobre las incorporaciones. “Es un error ponerse a pensar en ello cuando quedan ocho partidos del torneo”, declaró para el Clarín.

Lo que sí se dejó en claro es que Boca va a vender algunos futbolistas y se presume que Sánchez Miño, Martínez, Insúa y Erbes sean los primeros en dejar el cuadro Xeneize, los casos de Orión y Gago dependerán del Mundial y además existen varios jugadores con conflictos contractuales que tendrán que resolverse pronto. Tales son los casos de Diego Perotti, Emanuel Trípodi, Claudo Riaño y Diego Rivero, que se suman a uno trascendental: Juan Román Riquelme.

Angelici, mencionó acerca del contrato de Juan Román, lo siguiente: “Nos reuniremos con él, se evaluarán varios puntos y se resolverá en su momento”. Aunque hay que señalar que la Comisión Directiva no ve con buenos ojos que el último ídolo de Boca Juniors siga en el equipo.

Lee también   Espaldarazo a Falcioni, ¿y a Riquelme?

Y más allá de que aún el Virrey no haya apuntado nombres, ya hay en carpeta varios apellidos de parte del club. Esta vez, igual, habrá mayor cuidado. Angelici advirtió que “Boca tratará de sumar futbolistas a préstamo con opción a compra. Antes de invertir deben demostrar que pueden jugar”. Razones no le faltan: en los últimos dos años Boca gastó cerca de diez millones de dólares en refuerzos y no hubo grandes resultados.

En cuanto a los refuerzos, hay ofertas en todas las líneas.

En el arco, todo estará sujeto a lo que pase con Orión. Si se va, Sebastián Saja y Fernando Monetti están en la lista.

En la defensa, Gino Peruzzi y Lucas Orban aparecen como alternativas en los laterales. Y el sueño de Boca es repatriar a Walter Samuel, aunque la dirigencia de Newell´s ya se les adelantó. Nicolás Burdisso se auto descartó afirmando que “éste no es el momento de regresar porque es el tiempo de mi hermano (está a préstamo en Galatasaray)”, y Juan Forlín renovará su contrato.

En la mitad de la cancha, Fabián Rinaudo es un apellido que se repite. También el de Julio Buffarini, pese a que San Lorenzo planea venderlo al exterior. Fabián Vargas y Jesús Dátolo son anhelos de algunos dirigentes.

En el ataque, Pablo Mouche podría regresar de Turquía y el club piensa en los goles de Darío Cvitanich, quien ayer reveló que “todavía nadie habló conmigo”.

Todos dirigidos por Carlos Bianchi. ¿O no?

  • pepe el original

    pocho insúa de regreso al ame jaja