Después de la pobre exhibición de ayer ante el poderoso Manchester United, pareciera que para el Schalke todo está escrito y que será, en efecto, un mero trámite jugar el partido de vuelta de las semifinales de Champions. Sin embargo, en el núcleo del equipo alemán aun existen ilusiones y aspiran a dar la campanada para llegar así a la final de Wembley.

Resulta que Raúl González, delantero del Schalke, admitió tras la derrota de ayer, que “nada es imposible” y que conserva la esperanza de poder estar en la final de la competición europea.

“En el partido de vuelta todo es posible, no sabemos lo que puede pasar, un penal para nosotros, una expulsión para ellos, nada es imposible en fútbol”, dijo el mejor goleador de la historia de la Champions con 71 tantos.

“Esperábamos otro resultado, que el partido fuera de otra manera, pero aún así estamos contentos porque jugamos a nuestro nivel. El problema es que el Manchester estaba a otro nivel”, dijo el ex jugador del Real Madrid.

“Lo único que lamento es que no hayamos creado suficientes ocasiones de gol y que nos marcaran dos goles en dos minutos. Para el club y sus seguidores, llegar a la semifinal es un gran orgullo, lo intentamos todo, los seguidores se dieron cuenta y nos aplaudieron tras el partido”, señaló Raúl.

La vuelta de la semifinal se jugará la semana que viene en Manchester.

Lee también   "Renunciar sería un fracasototote": De la Torre
  • Tiene razón en que todo puede pasar. Los milagros ocurren. (Nota mental: no traer a colación lo que pasó el domingo en La Bombonera). D’oh. ¿Eso lo pensé o lo escribí?