Vinicius Junior se está convirtiendo en el foco del Sudamericano Sub 17 por la gran participación que está teniendo. El joven jugador brasileño está llamado a ser una de las grandes promesas mundiales y el certamen en el que está participando lo confirma.

“Es uno de esos jugadores que aparecen cada 10 o 20 años”, informaron ciertos entrenadores del Real Madrid que están viendo de cerca el talento del joven jugador.

En Brasil pertenece al Flamengo, equipo donde es titular y gran referencia con apenas 16 años. Incluso, ya tiene una cláusula de rescisión de 30 millones de euros porque saben todo el talento que tiene. Actualmente es el goleador del Sudamericano y Brasil lidera el hexagonal que da el pasaje al mundial.

El Madrid, principalmente, ha estado viendo como juega este jugador y ha gustado. Pero no es el único, el Barcelona y varios equipos ingleses están a la caza del jugador, indica el diario Marca.

El diario español también reporta que algunos equipos ya han hablado con el círculo familiar de Vinicius Junior para hacerles su oferta. Podría estar llegando a cualquiera de estos equipos pero lo más probable es que termine cedido a otro club más pequeño para que crezca como futbolista y después si estar en la plantilla de cualquier equipo “top”.

Así juega la promesa brasileña:

Lee también   PARAGUAY | Derrotan a Hong Kong 7-0
  • Fernando Pérez Pacheco

    La palabra correcta sería acechar… observar con cautela, espiar, etc.

  • nestor ruiz

    Es bueno, pero es claro que lo estan inflando demasiado, jugadores como el en Brasil, Argentina, Colombia, Mexico etc los hay en cada ciudad, el problema es que mantenga su nivel aun siendo mayor y profesional, le deseo suerte, mal por los que lo inflan.

  • Pepe Dupont

    Acechar.

  • Hugo Solo

    ASECHAN, hasta me dolieron los ojos…

  • Tallahassee

    Asechan?…

  • Khaz

    Se que aún está verde, pero (al menos en el video) no se le ve algo muy espectacular. Sabe manejar y tocar muy bien el balón eso sí, pero tampoco es “un jugador que aparece cada 10 o 20 años” (aunque claro, quién sabe si esas fueron las palabras textuales).