Para aquellos que creen que la lana es la vida, Salomón Kalou nos hace ver lo equivocados que estamos. Al verlos jugar y en ocasiones testigos de su vida extra cancha, consideramos que son infalibles y omnipotentes, pero no: los futbolistas también la sufren.

El marfileño ha dicho que ser futbolista no es fácil y menos si perteneces a un club como Chelsea, donde la presión es minuto a minuto. La exigencia es aún mayor cuando repentinamente pasas de ser protagonista a un foco de crisis derrotista. No hay manera de disfrutar.

Ante tal entedido, para Kalou la figura del entrenador es indispensable en momentos adversos, donde el jugador requiere del apapacho, afecto y palabras de aliento. Claro, también depende de la personalidad de cada técnico. Pero con Ancelotti, hasta una figura paterna tienen.

“El entrenador protege a los jugadores y eso es importante cuando perteneces al Chelsea. Aquí, si no se logra vencer en dos partidos, como ahora en Premier, el equipo ya está bajo presión y él actúa para evitar que los jugadores tengamos miedo”, apuntó el marfileño.

Para los que somos huérfanos de padre hasta ganas dan de suplantar su ausencia, o memoria, agarrándonos de Ancelotti. Si no me creen, lean las hermosas y bellas palabras que lanza Kalou al italiano:

“Lo bueno que tiene Carlo es que ya nos ha logrado meter a todos la creencia de que si trabajamos duro y entrenamos bien, podemos lograr grandes cosas. El año pasado tuvimos momentos difíciles también. Carlo mantuvo la calma, no cambió nada y ganamos dos trofeos. Cree mucho en sí mismo y eso ayuda a todos a calmarse por lo que es muy importante para nosotros”.

Lee también   'Europa memes' de este fin de semana

Caray, sólo faltó como música de fondo aquella mítica rola de Timbiriche, “Hoy tengo que decirte papá”.