No se lo podía guardar. Primero por diplomacia, segundo por la trascendencia popular del Fenómeno y tercero por que es pambolera a muerte. Así es doña Dilma Rousseff, presidenta de la República Federativa do Brasil.

Esta tarde, tras el anuncio de Ronaldo acerca de su retiro de las canchas, Rousseff saludó en un comunicado al astro del balón, recordando a “uno de los jugadores más talentosos de la Historia del futbol”.

“En plena actividad, el jugador, que fue un ejemplo de superación, ya se había tornado una verdadera leyenda”, publicó.

Y, nostalgia mediante, recalcó que “todos nosotros, brasileños, estaremos eternamente agradecidos por las alegrías que él nos brindó y por lo que hizo en pro del prestigio de Brasil en el mundo de los deportes”.

Ronaldo fue bicampeón mundial con la selección verdeamarelha en 1994 y 2002, y tiene el récord como mayor artillero de mundiales con 15 goles.

Lee también   Asediados por las chicas