Toca fibras delicadas
Toca fibras delicadas

Uno de los factores que ha contribuido a la actual crisis futbolística que padece Argentina es la intromisión desmedida de barrabravas en clubes. Además de apoderarse de entradas, generar violencia y amenazar de muerte a jugadores, directivos y árbitros, los barrabravas intentan ejercer un control sobre los futbolistas. La presión hacia jugadores no se da tanto desde las tribunas sino a nivel de piso, donde solicitan dinero a los deportistas para financiar sus porras.

En apariencia no tendría nada de malo que un jugador colabore económicamente con la porra del equipo, sin embargo existe una delgada línea que de romperse genera riesgos de suma importancia. Este día, Rolando Schiavi, jugador de Boca, reveló que él ha dado dinero a barrabravas “ya sea para un viaje, comprar banderas o bombos”. Vayan ustedes a saber si esos aportes efectivamente van a parar en la adquisición de banderas o bombos.

No obstante, Schiavi alerta sobre el peligro de estrechar lazos con barrabravas, que no con aficionados, pues los límites pueden llegar a rebasarse, como el acceso a la vida personal y familiar del jugador. “Que pueda escucharlos está bien, pero de ahí a tener que hablar por teléfono o tener una relación, no. No es bueno, porque después no podés pararlo”, dijo el xeneize al programa Marca y Presión de TyC Sports.

De seguir con dichas prácticas, los futbolistas no solamente serían moneda de cambio para sus clubes y promotores, sino también una mina para barrabravas. Ahora, si la AFA, clubes y los propios jugadores han permitido este “avance” de los barrabravas, los daños apuntan a ser irreversibles y el futbol seguirá perdiendo ante lo que sería un duelo de poder a poder de todos contra todos y donde a final de cuentas los protagonistas más importantes de este deporte pasarían a ser una caja de ahorro en vez de jugadores de futbol.

Lee también   Descartado "Gio" para el duelo ante el Atlético de Madrid por lesión

Schiavi ya confesó financiar a barrabravas, pero no plantea soluciones. En este sentido, los futbolistas serán quienes tengan la última palabra, o ponen un freno o asumen su rol de rehenes de todo un negocio.

  • nancho

    Aguas aqui en MX, con las barras copiadas y que adoran todo lo sudaca