John Terry negó ante un tribunal británico los cargos de racismo que se le imputan, tras según ofender al jugador del QPR, Anton Ferdinand.

El capitán de la selección inglesa de fútbol, John Terry, se declaró “no culpable” en el caso de insultos racistas hacia Anton Ferdinand, en una audiencia este miércoles, y será juzgado finalmente a partir del 9 de julio.

El jugador del Chelsea, no estuvo presente este miércoles por la mañana en la primera comparecencia ante el tribunal, donde fue representado por sus abogados.

Terry, de 31 años, está acusado de haber proferido insultos racistas contra el jugador del Queens Park Rangers Anton Ferdinand en el mes de octubre durante un partido de la Premier League inglesa.

Podría ser castigado con un máximo de 2.500 libras esterlinas (unos 3.000 euros) de multa.

“Ahora que la fecha del juicio ha sido fijada, John Terry espera con impaciencia tener la ocasión de limpiar su nombre”, declaró el abogado del jugador en un comunicado.

Según las imágenes de televisión, el jugador del Chelsea sí pronunció palabras racistas, pero él apuntó que lo hizo de manera interrogativa, para responder a Ferdinand, que le acusaba de haberle insultado con esas palabras.

“Terry está impactado y asqueado por está acusación. Nunca ha proferido insultos racistas y demostrará ante el tribunal que es inocente”, explicó su abogado.

La fecha del juicio permite a Terry participar en la Eurocopa-2012 con la selección de Inglaterra.

Lee también   Aficionados del PSG se burlan de la afición del Chelsea
  • Paul

    Osea que Terry dice que Ferdinand lo empezo a cuestionar; entonces Anton esta loco y le reclama antes de que le digan los insultos
    Caso Cerrado!

    Ya enserio, Terry tiene en su contra su incidente con Bridge, cuando le bajo a la mujer, lo cual hace pensar que no es una persona del todo honorable, y en este caso, ya con el calor de las acciones en la cancha, pienso que se le hizo facil decirle unos cuantos insultos…

    Mas facil haber reconocido que se equivoco y pagar sus 3000 euros y no volverse a poner en el ojo de la prensa de nuevo