La acostumbrada tensión que genera un Superclasico entre Real Madrid y Barcelona se trasladará al ámbito de los partidos amistosos, mañana en la noche, cuando ambos choquen en Miami en el duelo estelar de la International Champions Cup en el Hard Rock Stadium de Miami.

Los dos gigantes del fútbol español llegan en unas situaciones diferentes tras sus comienzos de pretemporada. Los blaugranas han ganado sus dos compromisos: 2-1 sobre Juventus y 1-0 ante el Manchester United, en los que el brasileño Neymar luce como figura. Para los merengue su paso por tierras norteamericanas no está rindiendo los frutos esperados. Cayeron en penales ante el United luego del 1-1 en los minutos y frente al Manchester City fueron goleados 4-1.

Para Zinedine Zidane no es momento de prender alarmas en esta etapa de preparación y mucho menos ante la ausencia de Cristiano Ronaldo, quien sigue de vacaciones tras haber acumulado muchos minutos y luego disputar la Copa Confederaciones en Rusia con la selección de Portugal.

Será la segunda vez que Real Madrid y Barcelona se enfrenten fuera de España en un Superclasico. El único antecedente en esta circunstancia fue en mayo de 1982 en el estadio Farid Richa de Barquisimeto, Venezuela, en un compromiso en el que los blancos se impusieron 1-0 con gol de Vicente Del Bosque.

Para el entrenador de los azulgranas, Ernesto Valverde, será su primer Superclasico y le servirá para ir perfilando los que disputarán el 13 y el 16 de agosto, correspondientes a la Supercopa de España, ya con carácter oficial.

El Superclasico se disputará el partido en un estadio con aforo para 65.000 personas y el comité organizador espera un lleno en espectáculo que incluso tendrá presentación de mediotiempo con Marc Anthony.

Lee también   Camiseta de Messi al Real Madrid