Gana, sí. Pero deja mucho que desear. Inglaterra consigue otro triunfo en un duelo amistoso y ahora su víctima fue Suecia. Sin embargo el futbol que practica no convence y además aburre. Este día se impuso a los suecos gracias a un autogol de Majstorovic (aunque algunos se lo dan a Barry) a los 22 minutos del primer tiempo. De ahí en fuera poco o nada por rescatar.

La escuadra inglesa, que si bien alineó un equipo alterno, se amarra cada vez más al sistema de Capello: estricto juego defensivo para buscar una sola llegada a gol. Por su parte, Suecia no quiso rendirse al cien por ciento, pues ante un rival tirado atrás y con pocas ganas de jugar tampoco se contagiaron para intentar algo más.

En resumen: no se perdieron de nada.

Lee también   Francia le remontó a Suecia en un gran partido
  • Gil

    El futbol italiano de los 90’s ¡qué hueva!