Ya la agarraron contra ellos

Víctimas de golpizas

Víctimas de golpizas


Protagonista del juego sin afición, centro de las iras, el árbitro siempre es el malo de la película. En ocasiones se presta a que se le considere así. No por ello, hay excusa o pretexto para poner en riesgo su integridad física. En Perú prácticamente ser árbitro es sinónimo de oficio o profesión peligrosa.

Tras el encuentro que disputaron Sporting Tabaco de Cartavio y Estrella Roja de Chepén, empatado a dos en el marco de la Copa Perú, el cuerpo arbitral fue víctima de una golpiza propiciada por los hinchas del Sporting, quienes con palos, piedras, patadas y puño limpio manifestaron su furia luego de que no se marcara un penal en favor de su equipo al minuto 32.

Es decir, aguantaron 58 minutos para entrar al campo y descargar con lujo de violencia el enojo por esa jugada. Javier Tello Nieves (juez principal) y Jorge Ahón Cacho y César Nolarve Valera (árbitros asistentes) salieron descalabrados y lesionados.

Pero este no es el único que se registra en la Copa Perú. Tiro por viaje los árbitros son agredidos en este certamen por hinchas inconformes, así como por los propios jugadores. En 2010, el colegiado Carlos Montero fue golpeado con botellas y piedras al finalizar el partido entre Carlos Manucci y Volante de Bambamarca. Y todo por una expulsión.

Caso similar vivió en ese mismo año Eduardo Carrizales, encargado de pitar el duelo José María Arguedas-Real Garcilaso. Tuvo que salir huyendo del estadio toda vez que fue correteado por jugadores del Arguedas, quienes le protestaron haber validado un gol derivado de un cobro rápido de tiro libre.

Ustedes dicen. ¿Qué opinan sobre el asunto? Aquí una imagen para que se den una idea de lo difícil que significa ser árbitro en Perú:

Elías Leonardo ( Elías )

Perfíl Futbolsapiens: Elías Leonardo
Sígueme en:

Desde la web

  • Carlos Maza

    Que desgracia el deformar este hermosa deporte de esa manera!