Me gustaría empezar este escrito con una frase acerca del éxito que encontré en la red:

“Toma una idea. Haz de esta idea tu vida. Piensa en ella, sueña con ella, vive en ella. Deja que tu cerebro, músculos, nervios y cada una de las partes de tu cuerpo se empapen en ella y desecha cualquier otra idea. Éste es el camino al éxito”. (Swami Vivekananda)

29 de enero del 2012

Final del Abierto de Australia, cuarto set: Novak Djokovic y Rafael Nadal disputan el título. El español ganó el primer set  5-7; Nole tomó el segundo (6-4) y el tercer set (6-2).

Ya con 3-4 y 0-40 a favor, Djokovic tuvo la oportunidad de cerrar el partido y no lo hizo; grave error. Nadal conservó su saque, empató a cuatro el set y se suspendió el juego. En la reanudación, Rafa ganó dramáticamente el tie-break y forzó el duelo hasta el quinto set.

¡Cuatro horas y cuarenta minutos de un partido épico iban a tener el mejor cierre posible!

Si a Rafael Nadal, un jugador con una mentalidad inquebrantable, no lo vences cuando tienes una pequeña oportunidad, seguramente te arrepentirás. Nadal es capaz de sacar fuerzas hasta remontarte y vencerte sin objeción.

Para el quinto set el español quebró el servicio del serbio y se colocó 4-2 arriba. Un partido de subidas y bajadas que hacía vibrar a los espectadores del tenis…  Con saque a su favor y 30-15 , Nadal falló un punto de rutina: Djokovic fue hasta el centro de la pista y el español, quien tenía todo el fondo de la cancha para su golpe, erró el punto. ‘Nole’ recuperó el quiebre y niveló el partido.

Este error, que quizás sea hasta célebre, me hace recordar otro error que desembocó en algo mucho más grande en la historia de la humanidad, y que se parece mucho al de Nadal:

Timothy Gallway, estudiante brillante de Harvard, y sobresaliente jugador de tenis, disputaba en Michigan la final del Campeonato Nacional Juvenil; de repente, Timothy falló una fácil volea y acabó perdiendo el partido.

No obstante, Timothy se planteó una y otra vez, por más de diez años, la siguiente cuestión: ¿por qué había fallado ese golpe?

Su respuesta se tradujo en la fundación del “yoga tenis” en California y el Instituto del Juego Interior. Además de ello, Gallwey escribió el libro de “El juego interior del tenis”, en el que proporcionaba métodos y maneras para lograr el desarrollo y la excelencia personal y profesional en diversos campos.

Lee también   Novak Djokovic, el nuevo socio Cuervo

De ahí nació lo que hoy conocemos como Coaching y que no solo se aplica dentro del deporte.

Ya de regreso en la final del 2012, Djokovic se llevó, después de 5 horas y 53 minutos, el título de campeón en Australia; posteriormente, en la ceremonia de premiación, el serbio declaró que ambos merecían ser ganadores y que había ganado porque había “aprendido a disfrutar el dolor”.

Esta frase es un tanto retórica, pero tiene dentro mucha verdad. Si hay algún deporte que se asemeja a la vida diaria, ese es el Tenis.

Los jugadores se encuentran dentro de la pista solos frente a su rival. No hay nadie más que los ayude y deben jugar punto a punto, medir golpe a golpe y saber que si fallan, solo se vale concentrarse en el siguiente punto. No importa si no durmieron bien la noche anterior o jugaron mal el set pasado, solo cuenta el ‘aquí y el ahora’, y no hay nadie más que pueda ayudarlos.

Esas situaciones son las que define Gallwey, con otras palabras, como los dos juegos que existen en el tenis: el interno y el externo.

De cierto modo así es nuestra vida: venimos a este mundo sabiendo que somos responsables de nuestros actos y que el éxito o fracaso depende de nosotros y de como manejamos las adversidades que tenemos en el día a día. Sí, hay muchos factores y personas que nos ayudan o perjudican… Pero la última decisión está en uno mismo.

A veces fallaremos, como Nadal o Djokovic, en los momentos importantes. No obstante, siempre debemos estar atentos porque llegará una segunda oportunidad. Quizás no en el mismo momento o en la misma situación, pero debemos aprender de nuestros errores, porque, generalmente, son el calentamiento para nuestro momento de verdad, al que solo llegaremos tras horas y horas de esfuerzo, perseverancia y dedicación.

Quiero cerrar el escrito mencionando a otro ganador del Abierto de Australia: Stan Wawrinka, vencedor del torneo en 2014, tenía un tatuaje en el brazo con una frase de Samuel Beckett que dice más o menos así:

Siempre intentaste. Siempre fallaste. No importa. Inténtalo otra vez. Falla de nuevo. Falla mejor”.

Y ustedes, queridos lectores, ¿ hasta dónde quieren llegar?, ¿cuantas veces están dispuestos a intentarlo?

djokovicreu_2123009b

  • Francisco

    Excelente escrito Jesus!!!
    “Falla de nuevo, falla mejor!!” Eventualmente dejaremos de fallar (aplausos).
    A todos los amigos sapiens que gusten! Quiero recomendarles un libro que se llama “El poder del Ahora” es de Eckhart Tolle.
    … vean nada mas esta joyita (una de tantas frases muy buenas en ese libro)…

    • El Tio Cuau

      Y me venís a decir a mi que se cae del pedestal y no se que cuando vos posteás imágenes PUTISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISISIMAS como esta????

      • Francisco

        Jajajajajajajaja culey!!!!
        Fijate que lo pense por aquello del color y la flor, pero lo importante de todo es que nos invita a reflexionar sobre la importancia del presente.
        Asi es de hagale mi hermano!!!!!

        • El Tio Cuau

          Oigan a este gonorrea, MACHO que se respeta reflexiona con un buen 18 años, no con mamadas facefoolianas

          • Francisco

            Uy siiii!!!! Que macho ese reflexionando con un 18 años.
            -Solamente el ardilla del tio Cuau-
            Alli te va otra, para que comences a reflexionar…

  • Ray Moreno Osegueda

    Muy buena columna, Felicidades!!!!!

  • Ernesto

    ¿y si la idea es muy mala pero la gente se aferra?

    • Creo que hay que tener la sabiduría necesaria para darse cuenta cuando una idea ya no es viable y gastar nuestros esfuerzos en otra idea. Se escribe bien fácil pero para hacerlo…

      • Jesús Daniel Hernández

        Claro.
        Por eso esta gente es lo que és.
        Pero creo que nosotros podemos seguir su ejemplo.
        Nunca es tarde para empezar a ser lo que siempre hemos querido.
        Feliz día

  • PoPpEn

    ¡Falla de nuevo, falla mejor! Excelente, saludos

  • Gio Van

    Sublime motivación!

  • FC START

    Quiero felicitarte, Jesús. Una gran columna.
    Para aquellos que no están en su mejor momento, recuerden que hasta en la noche más oscura, amanece.

  • El OA

    Excelente artículo.

  • Jesús

    Recuerdo ese juego, hasta mi padre que no es muy aficionado al tenis lo vio completo.
    Buen texto tocayo.