12 de diciembre

Es la madrugada del lunes 12 de diciembre del año 2016, concretamente la 1:32 am y yo, acertadamente destapo la primera cerveza de la semana. Como tradicionalmente me pasa desde que ya no estás, se me ha volado el sueño repentinamente, y de igual manera, como desde que tu ausencia es una realidad, no tengo con quien más platicar. A menudo me pregunto si esta soledad la tuve toda la vida o si solo se creó (irónicamente) a partir de que dejaste de estar aquí. Es curioso cómo alguien puede generar un hueco que antes no existía y aunque y esa persona ya no esté, el hueco siga ahí como si alguien más (al menos por el momento) lo pudiera llenar.

12 de diciembre

Por: Adrián Alvízar Rodríguez

Image

Afortunadamente cuento con lo básico para salir adelante en noches solitarias como estas; un viejo Xbox 360 y un FIFA 13, lo sé, algo viejo el equipo pero con lo suficiente para hacer pasar una buena noche a cualquiera. Ahora que lo pienso, nunca me detuve a pensar que tanto agrado tenían para mí los juegos de deportes, mucho menos el videojuego tradicional de futbol, solamente pensaba en que me gustaba la idea de, como buen “millennial huevón”, tener la posibilidad de alcanzar de manera digital los logros que mis habilidades deportivas no me permitirían alcanzar en la vida real.

Es la 1:59 am de la noche del lunes 12 de diciembre y abro mi segunda cerveza de la semana, la única decisión más acertada del momento fue prender la televisión y el viejo Xbox que durante tanto tiempo me ha entretenido. Como tradicionalmente lo hago, elijo el FIFA para entretenerme. Antes de continuar con mi exitosa carrera como director técnico del AC Milan, hago una parada en la sala de logros virtuales: campeonatos de liga, de goleo, equipos menos goleado, mejor ofensiva, ascenso de equipos de segunda división hasta la primera categoría, participación en copa de Europa, campeón de esa copa, todo un entrenador exitoso.

En mirar mis logros en el videojuego me dieron las 2:23 de la misma noche y día antes mencionados; mi recorrido por mi palmarés fue más extenso que el del Atlas y se acabó mi lata de  cerveza, me voy al refrigerador y abro la tercera cerveza de la recién iniciada semana. Mientras regreso del refrigerador, paso a un costado de la televisión y de la consola, tras pensar dos segundos opto por apagar ambos aparatos. Ésta, fue la tercera mejor decisión del año, no tenía una racha así desde el año pasado.

Tras beber mi tercera cerveza me siento en la orilla de la cama y comienzo a escribir ésta memoria al tiempo que pienso seriamente en abrir una cuarta cerveza, a final de cuentas aunque es lunes y mañana hay trabajo hoy tengo dos cosas que festejar: tu cumpleaños y que al fin entendí que el juego era solo un pretexto, la verdadera trama de esta amistad y valor de los videojuegos era el pasar tiempo juntos. Disfruta tu día en donde quiera que estés. D.R.E  12.12.1993 – 25.12.2013

 

 

Invitado ( Invitado )

Perfíl Futbolsapiens: Invitado
Sígueme en:

Desde la web

  • LaNeta

    Plebeyos de consolitas.

    #PCMasterRace!

  • Ernesto

    Que cabrona perdedera de tiempo pero cada quien sus p2.

  • Raúl

    Damn! Qué crudo.
    Buenas letras.

  • Arturo Cano

    La soledad siempre está ahí man, obvio uno le pone trabajo, vicios o hobbies encima, como para hacer que no está ahí.Cuando tengas algo no lo dejes ir.
    Excelente texto, algo que también elucubré en mis madrugadas cerveceras fue que el fútbol es un excelente compañero, de cualquier manera que te conectes con él.

  • Ivan00b23

    soledad? para eso están los chanes y las monas chinas :’v