¿Bravo?… ¡Buuuu!

bravo_buu

Saben mis allegados que soy incapaz de responder al teléfono, atender a cualquier pregunta, o ir al baño mientras esté jugando el Barcelona. Mucho menos puedo cambiarle a medio partido, así informen en la transmisión que en el canal de al lado el Deportivo ya gana 1-0, 2-0, ¡3-0! Cándido de mí, el domingo pensé que alguno de esos goles que caían en La Coruña, bien podía ser obra de Omarcito. Al rato me desengañé: Omarcito no anotó. Ni siquiera jugó.

Ya no es que se haya hecho expulsar dos partidos, justo cuando le tocaban Barcelona y Real Madrid. El problema es que Bravo no ha logrado ni siquiera generar las 10 jugadas de peligro que todos sabemos necesita para poder marcar un gol. Y ya es febrero. En México no bajamos de ratero al refuerzo extranjero que osa presentar tan pobre rendimiento.

Bravo tiene a tres delanteros por encima de él, y por si fuera poco, en el partido del domingo debutó un francés del equipo filial, que marginó al mexicano hasta la quinta opción en ataque. Y el Depor juega nomás con uno en punta.

A la selección podrá faltarle entrega, estrategia y planeación, pero no goles: la única sustancia que permite ganar un partido. Borgetti y Cuauhtémoc se encargaron muy bien de su producción en el pasado inmediato, pero ya no están para esos trotes. Estoy convencido de que Vela y Giovani sabrán cómo gestionar tan importante fábrica, pero aún están verdes para asumir semejante encargo.

Asistimos pues a un eslabón perdido entre los delanteros que ya no, y aquellos que todavía no. Es aquí donde a los Sabah, Ochoa, Kikín y Bravo les tocaba entrar en escena. Sin afán de cuestionar la mexicanidad de Vuoso, Guille o Nery, es por culpa de esta generación sin gol que la selección recurre a delanteros formados en el extranjero. Aunque sean de medio pelo.

Barak Fever ( barak )

Perfíl Futbolsapiens: Barak Fever
Sígueme en:

Desde la web

  • Pero Castillo si es Mexicano !!!
    Solo falta ver cualquiera de sus mediocres actitudes para ver que encaja perfecto con los ratoncitos verdes