El coyote y el correcaminos

el_coyote

Mip mip. El correcaminos blaugrana mete séptima velocidad mientras el necio coyote blanco no le pierde el paso. Cruel paradoja: si el Barcelona rompe récords de goles y puntos será gracias al inútil agobio de Real Madrid, condenado a convertirse en el mejor subcampeón de todos los tiempos.

Y es que hasta para correr hay estilos. El Madrid ha ganado 31 Ligas a la fecha, pero no hay quien le recuerde un partido agradable desde la Quinta del Buitre. El Barça suma apenas 18 títulos porque resulta más fácil salir campeón que respetar a través de las décadas un estilo incondicionalmente entregado al espectáculo.

Si bien el Barcelona ha sido el mejor equipo de los últimos cinco años, el Madrid más opaco de la historia supo entrometerse con dos títulos en el lustro blaugrana. Sabe ganar y lo hace con precisión quirúrgica. Y por eso, aunque 70 puntos bien podrían mediar entre el talento de uno y otro, apenas son seis los que separan a los merengues del tricampeonato.

Dependiendo de los resultados que arroje la doble jornada a iniciar hoy con el Real Madrid – Getafe, el derbi del 3 de mayo podría finalizar con la inconcebible caza del tonto coyote al ágil correcaminos… O con la dulce vendetta al Pasillo del año pasado: el Barça coronándose matemáticamente en el Santiago Bernabéu.

Conseguir 46 puntos de 48 posibles con un plantel de segunda línea, similar al Sevilla, Villarreal o Valencia sólo está al alance de una camiseta como la del Real Madrid. Ganar Liga, Copa del Rey y Champions con un futbol de exhibición sólo puede lograrlo el FC Barcelona.

La historia del Madrid le obliga a ganar y por eso es el club más grande de todos; el menester del Barcelona es jugar con alegre insolencia… y eso lo convierte en algo más que un club.

Barak Fever ( barak )

Perfíl Futbolsapiens: Barak Fever
Sígueme en:

Desde la web

  • Alan, “Chelito”

    Enemigos a fondo,nada masa se podia esperar

  • robsopp

    dias despues que esto fue escrito… vino el glorioso 2-6 del Mierdabeú! gracias FC Barcelona por tantas alegrias!