Simeone y el efecto dominó

simeone

Si Chivas elimina a River, lo más seguro es que a Eriksson lo corran. ¿Qué tiene que ver la Copa Sudamericana con la eliminatoria mundialista de Concacaf? Nada. A menos que pongamos lo que acontezca en la Champions League en medio de las dos competiciones. ¿De cuál fume? De ninguna: me limito a leer la prensa internacional y después, ato cabos.

El fin de semana se jugaron dos clásicos irrelevantes para el futbol mexicano… aparentemente. En Madrid, la paternidad del Real sobre el Atlético dejó lo de América y Cruz Azul en juego de niños; mientras en Buenos Aires, Riquelme y otros nueve volvieron a ganar en el Monumental. ¿En qué afecta todo esto a la selección mexicana? Aguanten.

Resulta que Diego Simeone, técnico de River e ídolo total en el Atlético será el relevo de Javier Aguirre. Puede ser en dos años… o en dos semanas: todo depende de los resultados de uno y otro. Tras perder el clásico ante Boca, en Argentina juran que si a River lo echan de la Sudamericana, Simeone se va. Y en España garantizan que Aguirre correrá la misma suerte si el Atlético no reacciona contra el Liverpool. ¿Empezamos a intuir cuál es el nexo con Eriksson?

Si River y Atlético no dan señales de vida a partir de mañana, todo se precipitará: Simeone irá al Atlético, Aguirre quedará libre y Sven, a temblar con la sombra del entrenador que todos añoramos, ahora sí listo para encarar el hexagonal.

Ojalá llegue a ver el día en que los problemas estructurales y de fondo que padece el futbol mexicano se reduzcan al sujeto que dirija a la Selección Nacional. Pero mientras eso sucede, Eriksson es una pérdida de tiempo y de dinero. Que se vaya no depende de Honduras… sino de Chivas. ¿O hay que explicarlo con manzanas?

Barak Fever ( barak )

Perfíl Futbolsapiens: Barak Fever
Sígueme en:

Desde la web

  • xiringo

    eeeeeeeeeeeeeeese wey es profeta