Cómo no te voy a querer… Crónica del 60 Aniversario

Por Juan Alberto Cuéllar
Ganador del Rincón Sapiens

9 de mayo 2011

Todo comenzaría desde los doce pasos. Era 22 de abril. En el viejo Estadio del Oro, Edwin Cubero se mantenía sereno detrás del manchón penal. El equipo del Paradero estaba a sólo un disparo de coronar una excelente temporada y el delantero a un sólo instante de escribir su nombre en letras doradas. Era la última jornada del torneo, era el gol del título, del campeonato, y estaban enfrentando al odiado rival, las Chivas del Guadalajara. Inmejorable escenario para lo que sucedería. Edwin se enfiló, cobró con prolijidad y, vencido, Jaime Tubo Gómez lo presenció antes que nadie: ¡Gol de Cubero! ¡¡Atlas Campeón!!. Era 1951.

Algunos años después, cierto domingo en Acción, conocí a Robert Dante Siboldi. En la sección de “Gol, Error y Figura” mostraban escenas de un espigado portero de sudadera morada que volaba de poste a poste: lo ponían como la figura del partido por haber detenido seis goles hechos con atajadas espectaculares, a pesar de que su equipo, de camisa roja y negra, había perdido 4-0. Elegir un equipo es una forma de elegir cómo vivirás los domingos el resto de tu vida. Unos optan por una escuadra de sólido arraigo familiar, otros se inclinan con claro sentido de conveniencia por el campeón en turno y en ocasiones una fatalidad regional te lleva a elegir por determinada ciudad. Pero mi caso fue distinto. Realicé una caprichosa elección por el flechazo de un jugador, un ídolo de embrujo capaz de resumir todas las ilusiones de la infancia. Semana a semana Siboldi me mostraba mi futuro en el futbol.

Cómo no te voy a querer... Crónica del 60 AniversarioMi acercamiento con Siboldi sólo fue el inicio. Después vinieron las peticiones a mi padre de llevarme al estadio, y poder ver en vivo a ese equipo donde mi ídolo jugaba solo contra once rivales y despejaba con esa zurda que hacía que la pelota pegara en las bocinas o llegara de portería a portería. Me importaron poco las derrotas constantes, las bolsas de papel cubriendo las caras de los aficionados o las veladoras por un triunfo, ya que, en medio de todo, surgió una importante atracción textil: el uniforme del Atlas es el más chingón del futbol mexicano. Una vez elegido el equipo que determinará el pulso de la sangre, no hay camino de regreso. Inesperadamente, inexplicablemente, incontrolablemente, me hice Rojinegro, sin importar el sufrimiento o el dolor que podría traer consigo.

Desde niño supe que no estaba siendo testigo de los mejores partidos. En mi calidad de aficionado al Atlas, me hice a la idea desde un principio que la pasión por el juego no puede depender de los resultados: la mayoría de las veces eran adversos. Siendo un aficionado canterano, apenas en el proceso de maduración, fui desarrollando el principal elemento de la filosofía rojinegra: la fidelidad. El apoyo aunque gane. El reconocimiento del juego bonito, del toque de pelota, del trabajo en conjunto que no ganaba campeonatos. Durante noventa minutos, una semana, meses, años o décadas, los aficionados atlistas confiamos en acontecimientos por venir. Contemplamos partidos grises y padecemos derrotas animados por un afán compensatorio: los goles que vendrán; los Campeonatos que vendrán.

Cuarenta y ocho años después de la causa de esa solitaria estrella bordada junto al escudo del Atlas, ya no estaba Siboldi. Habían pasado Berizzo, Domizzi, Ubaldi, Tapita, Chávez, Mascareño. Era miércoles y un cielo coloreado de rojo y negro había cubierto al monumental estadio Jalisco que lucía pletórico. Yo me sentaba en la zona A con una bolsa de guasanas y un sueño infantil en el bolsillo, compartiendo algo inédito con el 98% de los aficionados en la tribuna: una Gran Final. Un espectacular 3-3 en el partido de la ida me llevó al borde del llanto tanto de tristeza como de felicidad. Osorno, Chato, Andrade, Zepeda, Márquez, Misionero, LaVolpe. ¡Equipazo! El partido de vuelta estuvo igual de bueno que el anterior. Volteretas, postes, atajadas y goles anulados resultaron en un 2-2 en el alargue que mandaba el juego a penales. No había favoritos. Eran los dos mejores equipos de México jugándose el trofeo. No fueron suficientes cinco penales para decidir, y comenzó la muerte súbita. Lo más justo era que bajara el Presidente de la República y partiera el trofeo por mitad para declarar a ambos campeones, pero el destino no es así. En esta ocasión era 1999, y al contrario de la última vez, todo terminaría desde los doce pasos.

Y es que el futbol está lleno de cosas que francamente no se entienden. El que mejor juega, no siempre gana. De repente, el crack curtido en mil batallas saca un calcetinazo que incluso el niño bolero tras la portería hubiera empujado a las redes; un portero que había mostrado nervios de acero sale a jugar con guantes de mantequilla; un equipo forjado a fuego lento pierde la química o la actitud o como se le quiera llamar a esa misteriosa energía que une a once soledades y acaban por no dar una. Y ante eso, ¿qué hacemos? Las multitudes rojinegras llenan estadios ilusionadas por algo que no sólo pasa en la cancha. En el graderío, los partidos se cargan de supersticiones, anhelos, deseos de venganza, complejos mayúsculos, cánticos, esperanzas, intrincadas leyendas. La Barra 51 ha contribuido a decidir marcadores, pero hasta el momento siguen sin tirar al arco o atajar penales. Nos ilusionamos, nos emocionamos, nos esperanzamos, pero poco a poco comenzamos a constatar la fuerza del destino: estoy seguro que a Dios le gusta el futbol, pero definitivamente… no le va al Atlas.

Aun así, estimados amigos, o rivales, la grandeza de un equipo no se mide en copas, sino en la pasión que genera. Los aficionados rojinegros, sin duda, tenemos el equipo más grande de México. Tenemos un grito encerrado, tenemos una alegría por recibir, tenemos un orgullo intacto y una fe ciega. Así somos los del Atlas, así somos “La Fiel”. Una estrella en la camiseta es motivo de orgullo y es suficiente para enaltecer nuestros colores y nuestro equipo. El Rojinegro no sigue la corriente de moda, no es villamelón, no se le voltea a su equipo. Escoge a su equipo por amor y decide amar ciegamente su camiseta aunque no necesariamente sea correspondido. Los aficionados Atlistas somos soñadores, valientes, pacientes, enamorados, creativos, un clan único. Irle al Atlas es grandeza, pasión, orgullo, dignidad, paciencia, fe, unidad, familia. Es mi recuperación semanal de la infancia. Al Rey, sólo se le corona una vez. Hoy se cumplen 60 años, y los que se acumulen, porque… ¡¡Mil veces Arriba el Atlas!!

Redacción ( Redacción )

Perfíl Futbolsapiens: Redacción
Sígueme en:

Desde la web

  • kefhen

    Mediocre aficion, como tu columna, ahora entiendo porque Vergara queria la aficion del atlas, porque no exigen nada, el seguir yendo al estadio aunque el equipo no gane nada no es simbolo de fidelidad, sino de mediocridad, no exigen nada y por eso no les daran nada, disfruten sus 60 años de amargura, y los que faltan.

    • ramon

      no no compa
      la verdad que es puro
      amor de verdad

      no mediocridad ni esas mamadas

      es amor de neta

    • reN

      hey hey tranquilo, hold your horses.

    • Hugo Pérez

      y le vas al madrid o al barca nomas porque ganan no?…

      jajaja.. Borrego…

  • TAVO M

    Como rojinegro que soy, me encantó el final. Y de lo del uniforme tienes absolutamente toda la razón.

  • francisco nava

    ¡¡Mil veces Arriba el Atlas!! poco mas se puede decir.

    • pokasz

      En respuesta a francisco nava: pues que chingue mil veces a su puta madre el atlas jaja no todo la columna esta mal… cosas por destacar.

      1.- a Dios le gusta el futbol, pero definitivamente… no le va al Atlas. Le va al Rebaño Sagrado.

      2.- Un equipo no se mide en copas, sino en la pasión que genera. Claro la ‘FIEL’ no vive de copas sino de la RISA QUE PROVOCAN.

      3.- Una estrella en la camiseta es motivo de orgullo y es suficiente. Conformismo total,si con una estrella sienten eso imaginate con 2 o con 3? no digamos con 11 como PAPA CHIVAS.

      4.- Los aficionados rojinegros, sin duda, tenemos el equipo más grande de México. JAJA no mamen si hasta el LEON de 1A tiene mas campeonatos en primera e incluso mas historia.

      5.- Irle al Atlas es grandeza, pasión, orgullo, dignidad, paciencia, fe, unidad, familia. jaja ok uno por uno pasión = poca autoestima, orgullo = sin dignidad, paciencia = desmotivados, dignidad = ni la conocen, fé = en cualquier imbecil que sea argentino, unidad = como los de la BARRA 41 unidos corriendo por la calzada, y tomadas de las manos.

  • manuel

    conmovedora columna sin muchas pretensiones salvo la de expresar el sentir de un aficionado soy de chivas pero de verdad que los atlistas son fieles y espero a ver que pasara cuando esa felicidad por venir llegue, el del 99 unos de los mejores equipos en la historia de la liga mexicana. grande la aficion rojinegra ojala el club algun dia les corresponda, dejen de vender pronto a sus figuras y piensen en hacer un buen cuadro que tenga como ambicion el campeonato.

  • manuel

    a si el uniforma la neta si es el mas chingon aunque me pese

  • “Elegir un equipo es una forma de elegir cómo vivirás los domingos el resto de tu vida. Unos optan por una escuadra de sólido arraigo familiar, otros se inclinan con claro sentido de conveniencia por el campeón en turno y en ocasiones una fatalidad regional te lleva a elegir por determinada ciudad. Pero mi caso fue distinto. Realicé una caprichosa elección por el flechazo de un jugador, un ídolo de embrujo capaz de resumir todas las ilusiones de la infancia.”

    Eso es un párrafo casi igual al fragmento que redactó Juan Villoro en su libro de “Dios es redondo” sólo que el habla del Necaxa.

    Los sentimientos que dices seguramente también lo siente la afición de Tigres

    • Leo

      lamentablemente si, Tigres y Atlas estamos en las mismas, yo soy Tigre y siento lo mismo que este chavo…
      saludos

  • Trabuco Lopez

    “el uniforme del Atlas es el más chingón del futbol mexicano”.

    Nice….

    ” Irle al Atlas es grandeza, pasión, orgullo, dignidad, paciencia, fe, unidad, familia”

    Y un estilo de vida.

    Te entiendo bro…

  • Cruzinho+10

    Hermano, comenzaste bien, enrolando al lector con una idea clara de una columna creativa y con indicios que crecería y terminaría de la mejor manera, lástima que te ganó el sentimiento y la pasión, tanto así que te llevaron al fanatismo… Pero aún así, se respeta el “punto de vista” que quisiste resaltar en la columna… Un saludo!

  • Pachochin

    Gran columna, una frase resume todo; “una vez elegido el equipo que determinará el pulso de la sangre, no hay camino de regreso.” Así es el futbol, tienes razón, no hay más. Desgraciadamente a muchos no les toca la suerte de irle a equipos ganadores, como en tu caso. Y si, el Atlas jugaba bonito, gran equipo aquel de Lavolpe, hay que reconocer. Pero en la “molera league” lo que predomina es la mediocridad del juego.

  • vicor landa

    increible…sin palabras…..orgullo rojinegor

  • H. Metal

    Excelente columna, te expresaste muy bien de lo que es para ti el atlas.

    Eso es un aficionado de verdad, con el equipo en las buenas y malas, no solo cuando gana, sin importar cuanto tiempo pase.

  • comparto totalmente tu opinion.. expresaste claramente el sentir de los fieles rojiengros.. talves hubiera sido mas facil elegir ser aguila o chiva y compartir las victorias y fracasos de nuestros equipos con millones en mexico.. decirme ser puma sin siquiera haber pasado la prepa.. o ser diablo o tuzo por sus triunfos de epocas recientes.. dejarme llevar y ser rayo del necaxa por sus maravillosos 90s..

    pero..

    elegimos al ATLAS, ese sufrimiento de ir ganando 2 a 0 al minuto 90 y ni asi estar seguro de los 3 puntos.. ser la misma historia de confiar en refuerzos que han sido a ultimos años uno de cal por 2544 de arena.. saber que una semana puedes golear al lider de la tabla general y perder estrepitosamente con el colero.. ser un equipo considerado chico n mexico, pero temido en sudamerica por actuaciones en libertadores.. asi es el atlas.. atlas .. atlas.. te amo y MIL VECES EL ATLAS!

  • kevin

    “estoy seguro que a Dios le gusta el futbol, pero definitivamente… no le va al Atlas” barak ahi esta una frase para el dia !

  • Casio

    a pesar de ser chiva de corazon y habitante de Gdl reconozco que la aficion del atlas es de las mas entregadas del futbol mexicano y aqui en nuestra ciudad hay tantos seguidores Chivas como Atlistas, si bien Chivas tiene mas seguidores a lo largo de la republica aqui los colores rojiblancos y rojinegros se ven en cada esquina.

    me gustaria ver campeon al atlas para que mi abuelo rojinegro de corazon y ex jugador de ese equipo pueda ver de nuevo campeon a los zorros, nada mas por eso.

    mientras tanto CHIVAS CAMPEON!

  • Alfredo

    Independientemente a que equipo apoyen cada uno, ser aficionado de verdad y no de moda, no de titulos, esa es la esencia del futbol, de ser aficionado o hincha o como quieras llamarle.
    No importa donde te sientes en el estadio, si cantas o no, hay hinchas de verdad aunque no esten en la “barra”, y hay “hinchas” en la “barra” que estan solo por que si.
    Estar en las buenas, en las malas y en las peores es lo que hace grande a una aficion y aun aficionado.
    Me gusto la columna aunque no le vaya al Atlas….

  • Valente Díaz

    Me gustó, felicidades Juan Alberto…

  • manteluko

    Felicidades al autor de esta columna… tengo el gusto de conocerlo personalmente.. y lo he visto vivir la gloria y la derrota de su equipo… y aún así seguir siendo fiel seguidor del Atlas… enhorabuena carnal!!.. pero arriba las Chivas…

  • joaquin

    no hubiera estado mala la columna, pero te faroleaste demasiadas frases de Juan Villoro en Dios es Redondo

  • PiPo

    Eso es la Gloriosa Academia Rojinegra

  • FSCHM

    Todos los Chivas tenemos algo de atlistas en la sangre, y creeme que te entiendo…
    Por una vez me gustaria ver al Atlas festejando algo en la Minerva… Dicen muchos atlistas amigos mios que se caeria la ciudad

    • PiPo

      Bien nos dicen que cuando festejemos un campeonato, el mundo se va acabar… Aunque creo que festejaríamos en la Glorieta de los Niños Héroes 🙂

      Saludos

    • todos los chivas tenemos algo de atilstas? por amor de Dios no me jodas… jaja o no se a que te refieras… saludos

      • FSCHM

        A lo que me refiero es que el atlas no me es indiferente, y no quiero que les vaya mal, no sufro ni me alegro por sus resultados…

  • Arturo

    Despues de columnas como estas, aun nos preguntamos, porque nuestro futbol esta como esta.

    Mis condolencias.

    Saludos

  • Excelente columna… muchos critican y se mofan de la aficion rojinegra, y nos llaman mediocres por no ser aficionados a un club el cual no gana nada en años…

    ¿pero es que acaso es necesario ser aficionado solo cuando el equipo gana?

    simplemente excelente felicidades mi estimado y como diria la 51

    “y cuando yo me muera, quiero mi cajon, con los colores rojinegros, como mi corazon”

  • Julián

    “Al rey solo se le corona una vez”… Grande… Felicidades y saludos.

  • POTOSINO

    Ibas muy bien, neta….y eso que le voy al Rebaño jejeje hasta que sacaste esa mamada de: “la grandeza de un equipo no se mide en copas, sino en la pasión que genera”

    Es el único detalle, para mi…de ahí en fuera muy buen texto….aun me acuerdo de esa final, una de las mejores en los últimos tiempos, partidazos!!

  • JimboRosso

    Como que la grandeza de un club no se mide por las copas?? Ibas muy bien pero como eso si chafiaste, haz de cuenta que estoy escuchando los mil y un paros que dicen mis amigos atlistas….. esa y la de al Rey solo se le corona una vez…… eso es lo que no entiendo se los atlistas…. como solo ellos se creen su frases mediocres….. yo iba mucho al estadio con ese equipo de Lavolpe que llego a la final y en verdad era un deleite verlos jugar, pero de ahi para aca no ha habido un equipo atlista que juegue igual, es mas ni el del regreso del mismo del mismo Lavolpe, yo soy aficionado de Chivas y por el solo hecho de ser tapatio tambien me agrada el atlas y siempre he dicho que para mi el atlas es pura felicidad, si ganan que bien por la ciudad y si pierden tamnbien me da gusto….. con ellos nunca se sufre (para mi) jajaja

  • victor hugo

    Citaba cierto escritor argentino: La única forma de adquirir temple ante la adversidad, es ser hincha de un equipo perdedor.

    Pero en esto del futbol hay otra cosa, se podrá de cambiar de casa, de trabajo, de ciudad e incluso de mujer, pero de equipo NUNCA.

  • de acuerdo con la mayoria, muy buena columna y la forma en que te expresas… pero igual que un par la regaste al final… si pero no mi amigo, me gustaria decir lo contrario pero el atlas no es para nada un equipo grande aunque ojala lo fuera por el bien de la ciudad… y pues creo que tampoco la aficion no es como la pintas… si es una gran aficion y en guadalajara puede que haya hasta mas atlas que chivas (yo pienso que es un 50% 50%) pero no todos son asi como tu dices…. bueno solo me queda decir felicidades, buena columa y suerte para el atlas! saludos!

  • Hobbs01

    Felicidades Juan Alberto
    Tu escrito me dejó sin más palabras que redactar

  • Eduardo G

    Que asco de columna, no se porque muchos dicen que esta buena, es mediocre hasta el hueso este tipo igual que su equipo.

    Los del Atlas son asi…..

    Esas son las Margaritas la verguenza del pais
    solo tienen una copa, no deberian de existir
    Despierta zorra despierta, el sueño ya termino
    muchos viejos ya muruieron y tu no sales campeón!!!

  • Jorge

    Con que poco se conforman los Atlistas, con un uniforme bonito y sus recuerdos de una final que perdieron…..

  • GILBERT

    Excelente columna. Mil veces arriba el atlas!!!

  • RicardoRM7

    puras babosadas, la verdad que triste es irle al atlas y mas aun decirles cosas, segun el relator de esta columna los de atlas no tienen amor propio, les puedes escupir y pisotear y no les importa porque le van al atlas …. no mamen ¬_¬

  • Usain

    Primero dice que le va al Atlas por Siboldi y por que tienen el uniforme más chingón, y luego dice que el aficionado rojinegro “escoge a su equipo por amor”. Una de dos, o hay una contradicción terribe o usted y yo tenemos un concepto muy diferente de lo que es el amor.

    Dice que el Atlas es grande por la pasión que genera, entonces explíqueme porqué jamás tienen una buena entrada, y cuando lo hacen es por que juegan contra un equipo popular o por que el boleto cuesta 25 pesos. Y porqué se empiezan a ir desde el minuto 80. Y no es pretexto el tamaño del Jalisco, en Guadalajara hay bastante gente como para no poder llenar un estadio cada 15 días. Para acabar pronto van 3 clásicos tapatíos seguidos que no se llenan.

    Aunque he de admitir que la afición si pesa, para muestra su mejor victoria en el torneo fue en su estadio. Un 5-0 contra Monarcas.

    Hay cosas en que si estoy de acuerdo, como en que cuando eliges irle a un equipo no hay vuelta atrás. Como hay muchos ahora que se cambian de equipo a la primera oportunidad que tengan y deciden irle al Real Madrid, al Barcelona o al Manchester United; con el pretexto de que ahí juega Hugo, Rafa o el Chicharito. Pero otras en las que no como en su resignación. Yo le voy a Tecos y no estoy resignado, yo si le exijo al equipo.

    Desde que llegó Frangie, cambió totalmente al equipo, en unos aspectos fueron cambios positivos, pero otros no. Lo bueno es que ahora va más gente al estadio, mínimo son 15,000 aunque juegue contra Querétaro, el uniforme ahora está bonito y es el equipo de primera división mexicana que menos publicidad usa, penosamente nada de eso me impota.

    Lo malo es un pequeño detalle: NO GANA. No son ni diez victorias al año, ya no traen buenos refuerzos como, y estoy seguro que los que van al 3 de marzo ni le van a Tecos, le van a Chivas, de otra forma no me explicó como Ramón Morales sea el má aplaudido, aunque no haya metido ni un gol y solo haya hecho dos asistencias en el torneo, las dos en la segunda jornada. Ahora terminarán de llenar el estadio trayendo a un ídolo atlista, el jovenazo Daniel Osorno.

    Dicen que traerán refuerzos pero de preferencia prestados, porque según ellos, no hay liquidez. Entonces expliquenmé de que sirvió jugar en el Jalisco contra el América y peor aún en el horario de las aguilas. No lo entiendo, ni el Cheto lo entiende.

    Esta es la peor etapa de Tecos desde que le voy. Tanto así que están en el penúltimo lugar del cociente solo arriba de Tijuana/Irapuato. Pero son estos momentos los que ponen a prueba a cualquier aficionado. Lo más fácil sería decir que le voy a ir al que sea campeón. Pero no va conmigo, yo siempre le ire a Tecos aunque cambie de nombre y de colores… bueno, le iré a Tecos pase lo que pase.

    • kefhen

      Esta mejor tu comentario que su columna

  • juan carlos

    Muy buena columna¡¡¡

    Tienes razón, no imagino el fut sin esa pasión que despierta en los aficionados, me pasó igual cuando elegí irle a PUMAS, también me pareció el uniforme más bonito y todo eso, además de la gran historia del club, no sé por que la mayoría de los que escriben aquí dicen que es mediocre irle a un equipo que no gana, es cuestión de gustos, lo más sencillo es irle al que es campeón, como muchos de los nuevos barceloneros que se declaran a muerte de barça nada más por que han ganado mucho últimamente y, si les preguntas, no saben quien fué ya no digamos Cruyff sino Rivaldo, pero en fin, cada quien sabrá que le mueve más, si una copa cada cierto tiempo o una identidad de por vida.

    Saludos¡¡¡¡

  • juan carlos

    Saludos también al buen Usain que es el único aficionado de Tecos que conozco que se anima a decirlo abiertamente¡¡¡

    • taviosama

      no es que sea el unico que se anime a decirlo abiertamente si no el unico que existe! … esto esta para replay’s, por cierto mis respetos ala columna claro que no me identifico con ella para nada. le voy a cruz azul de toda la vida, ya los vi campeones … siboldi ? pfff yo mire al conejo atajarle penales a figo y meterle gol a los tecos, jaja igual el atlas es uno de los equipos de mi agrado por su cantera lastima que aun no quieran tomarlo mas enserio los dueños

  • ookami83

    Mis respetos mi buen, genial crónica, en serio, de lujo, y en verdad se de lo que hablas porque he pasado por lo mismo, soy rojinegro desde que me acuerdo, he tenido mis recompensas y sinsabores con esta camisa que, como dices es la más chingona del futbol mexicano, muchos equipos como chivas podrán restregarnos sus 11 campeonatos o América decirnos que es el mas querido/odiado del futbol mexicano, es más hasta Toluca (y si, recuerdo esa final del 99 cuando en la tanda de penales el cielo de Guadalajara de nublo y el “jerry” fallo) puede decirnos de campeonatos recientes, muchos nos pueden decir que somos la afición mediocre de un equipo mediocre que nunca va a ganar un campeonato, pero nunca nos van a entender por qué para eso necesitarían irle al Atlas y sinceramente no creo que puedan vivir con el Jesús en la boca o estar al filo del asiento cada partido o lidiando con el descenso cada torneo, no señores, eso solo un rojinegro de corazón lo puede hacer, ya van 60 años, este torneo no fue, no sé cuando llegue esa segunda estrella, a lo mejor me muero y no lo veo campeón, pero por lo pronto ahí estaré como siempre, con la ilusión del campeonato y esa camisa chingona colores rojo y negro.

    Bien camarada, te felicito por la crónica y créeme que aficionados al Atlas como tú los hay pocos.

  • manjo

    deberian de publicarla pero eliminado todas las frases y párrafos que extrajo de juan villoro, hasta el título es cántico famoso de un equipo del d.f. no del atlas, entonces me pregunto ¿por amor al equipo no le exigen buenos resultados? eso me suena mas a lo que dicen los líderes barristas cada 8 dias para que su negocio no se les acabe, por favor si tanto quieren al equipo (que por cierto no les da nada a cambio) exijan un titulo, de menos buenos refuerzos y una forma de jugar atractiva

    hasta lo de “dios no le va a tal equipo” viene en dios es redondo

    felicidades VILLORO!!

  • Cuank… pensé que tenía como límite el “próximo Jueves” que decía en la convocatoria. Quién me manda no leer bien… será para la próxima, y éso que ya tenía listo lo escrito.

    No lo he leído pero la afición de Atlas se me hace la más romántica… y masoquista. Pero bueno, la esperanza muere al último.

  • Cuank… lamento coincidir con algunos que sí hay párrafos bastante “inspirados” en Villoro.
    Y en definitiva, Atlas NO es el equipo más grande de México. Ni siquiera de Guadalajara, y éso que soy regiomontano.

    De igual manera, hay lapsos que se notan de tu autoría y están muy bien hechos. Felicidades, mano. No comparto con el fondo pero sí con la forma.

  • Cesar Jacome

    Yo estoy igual no comparto muchas cosas de fondo:

    1) Ser fiel a un equipo no es nada mas ir a ocupar un asiento, puedes ir y chiflarle al equipo si a los 5 minutos no mete gol como muchas de las “mejores” aficiones de México que no analizan el desempeño del equipo ni el esfuerzo ni sus alcances si no nada mas el resultado.

    2) El único recurso que nos dejan a los aficionados para presionar cuando no nos gusta algo s pegarle al bolsillo a los dueños, al fin es lo único que les interesa, es triste pero asi es esto si no vean lo que pasó con las ridículas pausas para rehidratarse.

    3) Los equipos grandes son grandes porque han tenido algo que los haga respetable admirables mas bien, puede ser el número de títulos o una época ganadora y dorada , puede ser que defiendan una idea un estilo o que desarrollen una cantera que parezca inacabable ahi si te lo concedo Atlas al menos tiene su cantera y una propuesta alegre de juego

    Esa visión de ser de un equipo y perdonarle todo se me hace de madre abnegada de los 50’s y no comparto aun asi estuvo bueno

    Saludos

  • dante gutierrez

    se robo muchas frases de juan villoro del lilbro “dios es redondo”

  • Yek

    Simplemente patético, se supone que era una crónica o una tragedia de equipo