Por la derecha

Cabrito Arellano. Siempre por la derecha.

Por Fernando Mondragón
Ganador del Rincón Sapiens

25 de mayo 2011

El sueño estándar del aficionado es ser parte de un equipo y ganarlo todo. Y no así nomás, sino como Maradona en Nápoles, como Clough en Nottingham, tan rápido como se pueda en equipos tan chicos como los haya. Transgrediendo todo lo que se deje. ¿Y si el club se muere después del jugador? A quién le importa, la grandeza individual contiene más riesgo, más gloria. A fin de cuentas el equipo era chico desde un principio.

Y donde antes había colonias hoy hay soñadores similares, y en cuanto se vuelven futbolistas, el sueño se convierte precisamente en irse a Europa, pero a un equipo grande. Sin embargo, el espíritu de esa grandeza es precisamente la transgresión. Y resulta que también hay grandeza en transgredir los sueños tradicionales: esas ideas de gloria individual y expedita. Así lo hizo, aquí, Jesús Arellano.

Primero, la gloria. Debutó en el 94, contra Puebla, marcador final empatados a 1. Su último juego en Monterrey fue contra el mismo equipo y el mismo marcador, mítico. Estuvo ahí cuando mandaron al archirrival al descenso algo que, hasta donde yo sé, ningún otro equipo ha logrado. Cuando se desayunaron un campeonato después de 17 años, también estuvo ahí. Cuando el odiado vecino se aparecía en semifinales y se tenía que eliminar (humillándolos, ilusionándolos o como fuese), también estuvo ahí, y en una de esas hasta se despachó con un gol. Y por supuesto, en los tres campeonatos más recientes, los que cambian la historia del equipo, los que marcan la transformación de ese equipo “con mucha historia” a un equipo de época, también estuvo ahí, listo para tomar la copa, dar la vuelta y correr al vestidor a celebrar con los compañeros.

Segundo, la paciencia. Cuando el Monterrey iba a la capital a que les metieran de 4 a 6 goles en el Azteca, Arellano se tenía que quedar al final del partido a saludar a sus compañeros de la selección, mismos que le acababan de poner la goliza. Cuando el Atlas iba al Estadio Tecnológico a meter no menos de 3 goles, Jesús hacía que Osorno y Zepeda pensaran que no había sido fácil. Cuando al técnico se le ocurría que no valía la pena perder un clásico si no se recibían 6 goles, Arellano era titular. Después, cuando tuvieron dos oportunidades, en 12 meses, de ganar un campeonato cerrando en casa, el 28 de Monterrey decidió que no era buen tiempo para retirarse aún. Y si los técnicos iban y venían, Arellano se quedaba; fue a Chivas y volvió, soñando aún con una grandeza colectiva, no con goles y copas.

Que lo suyo no era golear, aunque qué golazo le metió a Comizzo aquella vez que se fue solo por la derecha. Lo suyo era el equipo, entenderse con los demás, jugadores pasaron, figuras se hicieron, y Arellano se quedó, paciente. Guillermo Franco, siempre se entendieron bien. Walter Ervitti, se repartieron las bandas y lograron un equilibrio desconocido hasta entonces en la ciudad. Humberto Suazo, no siempre, pero a veces sí hubo espacio para dos tan grandes en el Tec. Antonio De Nigris, hasta se los llevaron juntos a la selección. Y lo que le deja al equipo no son nada más trofeos y memorias, sino esa premisa de que con paciencia todo juego se gana, no sólo el futbol. Esto ya es patente en el modo de actuar del equipo, cuerpo técnico y directiva.

Por la espalda se puso el 7, el 21 y hasta el 400, pero a partir del 2003 el 28 quedó plasmado para siempre en su camisa, al tiempo que su figura se hizo tangible con el campeonato de ese año. Desde entonces, hasta este mes, el retiro rondaba su cabeza. Y no fue hasta ahora, que sintió la confianza de dejar al equipo, cuando ya no necesita estar físicamente en la cancha para que las cosas salgan bien. En la tribuna de General la manta reza que la grandeza de este equipo se refleja en su gente. Y como miembro de esa tribuna escribo estas líneas para que no se cometa la injusticia de olvidar que los triunfos del futuro ya le pertenecen a Arellano. ¡Grande, Cabrito! y la grandeza por venir al Monterrey, desde ya te la agradezco.

Arellano se retiró del futbol y dejó gratos recuerdos

Redacción ( Redacción )

Perfíl Futbolsapiens: Redacción
Sígueme en:

Desde la web

  • Alex Colorado

    Eterno arellano

  • el cabrote!

  • rogelio villarreal rendon

    el eterno crack que nunca dio todo lo que tenia! pero un gran jugador

  • PAUL

    que mundial aquel del 98 fue suyo en lo que respecta a mexico….

  • Soy Tigre, pero más que nada soy regiomontano y éste señor puso en alto el nombre de la ciudad con su talento. Lo sufría en los Clásicos pero lo admiraba en la Selección, se fue un muy buen jugador.

  • Alex Luna Heredia

    VIVA DON RAYAS!!!

  • Ejotes con Huevo…

    Un jugador como pocos, de los que ya no hay, descarado, atrevido, rapido, se nos fue el “CABRITO”, pero dejo su legado…Suerte Arellano…

  • Diego Cavazos

    El más grande en esta ciudad… un jugador increíble… tantos años con el Monterrey, que no lo recuerdo sin él…
    Se le va a extrañar siempre…

  • Orlando

    Era un sueño ver correr a Ramon Ramirez y a Jesús Arellano en la selección, un crack

    • Morrison Bebido y Drogado

      Totalmente de acuerdo… recuerda ese gol de Cuauhtemoc vs Bélgica? los que armaron la jugada fueron estos 2 cracks

      • Orlando

        Cómo olvidarlo?!!

        • Orlando

          Por cierto, dije un crack porque la nota es referente al Cabrito, pero Ramón también era un Crack

  • Valente Díaz

    Felicidades Fernando, que bueno que la afición no olvide a los jugadores que sudaron su camiseta, no importando quien fuera su técnico, compañeros, directiva, nada, lo de el era colaborar con el equipo.

    • Fernando

      Muchas gracias, Valente, eso es lo que quise expresar. Me da gusto que haya quedado más o menos claro.
      Saludos!

  • Arturo

    Digan lo que digan los regiomontanos, lo mejor del “cabrito” lo dio con chivas, un año antes y un año despues de esa irrupcion meteorica como cambio de lujo en Francia 98, despues todo se quedo en promesas, jamas dio el gran estiron que se esperaba, siempre siguio siendo “el cabrito” y jamas se convirtio en Don Jesus Arellano, una gran promesa del futbol mexicano, que simplemente se quedo en eso, como hay miles.
    Felicitaciones por ganar el Rincon Sapiens Fernando Mondragón.

    Saludos

    • Homy

      tienes toda la boca llena de verdad!!!

    • Fernando

      Gracias, Arturo. No creas que me olvidó el buen nivel que trajo el Cabrito con Chivas y en aquel mundial, pero en Monterrey también también dio mucho. Piénsalo así, tú no te acuerdas de los goles que Jesús le metía a Tecos y a León en el Tec, como yo tampoco me acuerdo del gol que le metió Camilo Romero al Atlas de media cancha.

  • pablo mendoza

    otro nivel de jugador, recuerdo en el mundial viendolo por la tele, com pediamos q metieran al cabrito, xq con el todo cambiaba, gracias jesus por tanto, gracias

  • victor hugo

    Sin duda un gran jugador, solo las lesiones lo detuvieron.

  • damian

    De las pocas veces que lo vi…esas eran las pocas veces que disfrutaba ver el futbol…

  • jefesender

    Su Carrera inició y termino en Monterrey….pero su momento fué en Chivas…

  • norwayrc

    Un grande, el si gano todo con Monterrey, no como Maradona en Napoli xD

  • Lino Paul

    Felicidades Fernando, muy emotiva la columna, llena de emociones y sentimientos que sólo los logras captar siguiendo al Monterrey. ¡Kbrito28 por siempre!

    ps. Me tomé la libertad de mandarsela vía twitter al club y al mismo Arellano, obviamente con la liga a esta página que trae tu firma. Ojalá la puedan leer y darte sus comentarios, serían los mejores reconocimientos =)

    • Fernando

      Gracias, Lino! sí vi tu twitt. ¿A poco no nos daba unas alegrías enormes el Cabrito? Se cargaba el equipo al hombro y nos olvidábamos de la porcentual y del grupo. Un abrazo!

  • ruben

    Que nostálgico recordar los buenos tiempos del cabrito, un gran jugador. Que bueno que decidió quedarse en su ciudad hasta retirarse, yéndose cómo todo un héroe

  • HECTOR HERNANDEZ

    LO UNICO Q SUPE DEL CABRITO FUE EN CHIVAS Y CUANDO FUE EL RELEVO DE LUJO EN EL MUNDIAL….

  • Cesar Jacome

    Siempre me quedará la impresión que pudo ser un verdadero crack si las lesiones lo hubieran dejado en paz o si se hubiera decidido a ir al futbol europeo. Aun asi era un deleite verlo jugar, siempre llevaré en mi memoria un golazo que armaron el y Cuauhtemoc contra Trinidad y Tobago en el azteca, pedazo de jugada y LO VI EN VIVO!!. Tambièn faltó que su Monterrey fuera parecido al de ahora y no el de las penas de aquellos dias.
    Felicidades al ganador!

    • Fernando

      Es que en Monterrey daba unos juegazos, pero el club no estaba haciendo las cosas tan bien como ahora. Gracias, saludos!

  • daniel

    Este wey es un CRACK igual que el VENADO MEDINA JAJAJA. Para algunos que barato es ser CRACk

  • Daniel_LFS

    Grande Cabrito!! Idolazo. Las lesiones le impidieron dar el salto de “gran figura” a “crack”. Pero sin duda, de lo mejor que yo le he visto a México en un Mundial.

  • Alfonso Martinez

    Muchas felicidades Fernando! Una excelente columna, en cada una de tus palabras reflejando lo que fue el “cabrito”.
    Barak, ojala pudieras mover tus influencias para que Jesus Arellano pudiera leer esta columna dedicada a lo que fue su carrera.
    Saludos

    • Fernando

      Poncho, ya le pasaron la columna al club y al Cabrito. Sí espero que les haya gustado, sólo quise recordar que todas las veces que yo dejé todo por ir al estadio, Chuy ahí estaba. Y se pudo haber ido a otros equipos, pero nunca bajó los brazos por el Monterrey. Saludos.

  • LUIZIÑO10

    Gracias “Cabrito” por los grandes momentos en los Mundiales del 98 vs Bélgica al fabricar el gol del empate y vs Alemania donde te cometen un penal del tamaño del estadio y tu remate fue y pega en el poste derivándose de esta jugada la gran falla de Luis Hernández para anotar el 2-0 y así matar a los alemanes y como olvidar el gran juego en el 2002 vs Italia.
    ¡Excelente aportación Fernando!.

    • Fernando

      Luis, muchas gracias! Cierto es que después de mandar el artículo me quedé viendo los videos de Francia 98. Cocú nomás lo veía pasar. Saludos.

  • Marquinh010

    Recuerdo aquél partido en el mundial del 2002 contra Italia donde el “Cuau” y el cabrito traian pendeja a la mejor defensa del mundo y Panucci se la paso toda la noche viéndole el número a el cabrito que hasta un túnel le hizo…

  • James

    Todos lo recordamos…… gracias por todo Kbrito!!!!

    PD: mejor ni escriban esos que tienen que hablar de chivas..

  • Tata

    Cómo olvidarlo en el mundial del 98.

    Empezó siendo un CABRITO y terminó siendo un CABRON.

    Felicidades por la columna

    • Fernando

      jaja gracias, Tata, un saludo

  • Rodrigo Rojas

    Fernando,
    Soy aficionado del Monterrey desde que recuerdo. Muchas veces banque a muerte al Cabrito, otras tantas no entendia que seguia haciendo en Rayados.
    Hoy solo puedo decir: “Grande Cabriteeeeeee”.
    Felicidades por tu columna.
    Abrazo hermano.

    • Rodrigo Rojas

      Nunca olvidare el tunel que le hizo a David “tobilleras-me creo-tecnico” Oteo, alla por la banda de la derechee.

      • Fernando

        Guey, no sabes el trabajo que me costó evitar poner “dereche” y “Cabrite” en el artículo. Tú, como pocos, saben la frecuencia con la que termino las palabras que terminan en vocal con “e”. Y qué túnel le hizo!

        Estoy de acuerdo contigo pero, por ejemplo, el gol de Comizzo que menciono fue para poner el 2-2 en un partido que significaba 6 años sin ganarle a Morelia en cualquier cancha. Todos los torneos cortos. Y también llevábamos un solo clásico ganado en los mismos 6 años.

        Cambiando el tema, me pasó por la cabeza mandar un artículo, ya sea de Rayitos o del Instituto Córdoba (tus equipos) para el siguiente Rincón. Tú dí. Un abrazo fuerte, Gogo.

  • jaime solis

    Muy emotivo su comentario Don Fernando. Se ve que usted disfruta mucho el espectáculo y la crónica deportiva. Si sigo leyendo sus comentarios terminará por gustarme más el futbol, pues entenderé de qué se trata. Y creo que se trata de disfrutarlo y precísamente de sentirse parte del equipo al que uno le vá.

    Mis respetos para un líder como el cabrito y mis respetos para usted.

    Reciba un abrazo muy afectuoso.