Garbiñe Muguruza se convirtió este sábado en la segunda española en lograr el título en Wimbledon al derrotar en la final a la estadounidense Venus Williams por 7-5 y 6-0 en una hora y 17 minutos, en una gran exhibición final de poderío para sumar el segundo título del Grand Slam de su carrera.

Muguruza estaba ‘fallona’, su derecha se iba fuera de los límites y Venus, sin hacer nada extraordinario, llevaba el control del partido hacia donde ella quería. Venus, a los 18 minutos, dio el primer zarpazo cuando dispuso de su primera bola de rotura, pero “Garbi” la salvó con aplomo.

A continuación fue la española la que asestó el primer mazazo y estuvo a punto de romper después, en un juego en el que Venus cometió tres dobles faltas, pero Muguruza tampoco acertó.  El drama para la española es que no encontraba la fórmula para romperla y encima tuvo que afrontar dos puntos de set en el décimo juego, que salvó con una calma solo propia de las campeonas.

Y después llegó el espectáculo, la exhibición de Muguruza. Su éxtasis, porque no solo rompió el servicio por fin de Venus (6-5) sino que apartó los nervios, serenó su ánimo y empezó a mandar en la pista como a ella le gusta.

El final fue de infarto porque Muguruza, con tres bolas de partido, reclamó el Ojo de Halcón dos veces. Falló en la primera, que se tuvo que repetir, pero acertó en la segunda. Su triunfo estaba sellado y ella, como predijo hace unos días, colocó un nombre español, por fin, en el territorio de las Williams, reseñó EFE.

Lee también   Dallas es la franquicia más valiosa de la NFL