El torneo de Wimbledon, donde el suizo Roger Federer hizo historia y conquistó el certamen británico, terminó el pasado domingo y parecía que sólo se teñiría de épica con las gestas del tenista suizo como con la de la español Garbiñe Muguruza que alzó el cetro inglés por primera vez en su carrera. Pero los fantasmas de los amaños y los partidos arreglados volvieron aparecer para empañar un torneo supuestamente intachable por lo que sus competidores usan blanco en como símbolo de la pureza en el juego.

La Unidad por la Integridad del Tenis (TIU, por su sigla en inglés) confirmó esta semana que está investigando tres partidos del pasado torneo de Wimbledon por posibles arreglos de resultados para favorecer a algunos en las casas de apuestas. Aunque no revelaron qué partidos en específico están en la mira, sí confirmaron que se trata de dos partidos de la qualy (clasificación a la ronda regular) y uno del cuadro principal.

“Van a ser estudiados y revisados de acuerdo con la política de alertas del TIU”, anunció el organismo sobre la investigación a Wimbledon, que también está estudiando un encuentro del pasado torneo de Roland Garros, el segundo certamen más prestigioso de la disciplina disputado en Paris, Francia, el pasado junio.

Además, ha recibido 53 alertas desde el pasado mes de abril. La mayoría proceden de torneos menores. El TIU, sin embargo, manifiesta que este año han recibido menos alertas, unas 83, que en 2016. El año pasado, en el mismo lapso, se contabilizaron un total de 121 denuncias.

Lee también   Federer volvió a alzar una copa de Wimbledon