La justificación recurrente para hospedar una carrera de Fórmula Uno es el posicionamiento del país como destino turístico, generación de recursos y promoción del deporte motor.

Pero el ser anfitrión de una fecha de la principal categoría se convirtió, paulatinamente, en una carga. En Malasia decidieron renunciar a su último año de contrato, ante la baja asistencia; fue en el 2015 cuando firmaron la ampliación de contrato por tres años, era hasta el 2018. Cabe señalar que desde la primera edición contaron con el patrocinio de la compañía petrolera y de gas local, Petronas, también principal sponsor de la escudería Mercedes.

El gobierno malayo informó que anualmente destinó US71.9 millones; no obstante, las ganancias no correspondían con lo calculado y el costo de estar en el calendario de la F1 había incrementado 10 veces en comparación con el dinero destinado la primera ocasión.

El pasado mes de abril, el ministro de deportes de Malasia, Khairy Jamaluddin, indicó que la fecha celebrada en el Circuito Internacional de Sepang dejó de ser la novedad. Uno de los factores que jugó en su contra es la cercanía de la sede del Gran Premio de Singapur, menos de 300 kilómetros. En dicho territorio se decidió apostar por el Moto GP, por ser más barato y tener una mayor aceptación del público. El inmueble puede albergar a 120,000 aficionados y en el 2016 se vendió 37% de los boletos disponibles.

 

Lee también   En la F1 y en el futbol, la rompe
  • Ulysses Képu León Osorio

    Hay que guardar este post, esperar unos 3 años y aventarlo cuando pase lo mismo en el Hnos. Rodríguez #PónganseVergass

  • Mickey Leñador

    El automovilismo es de hueva…. La mejor forma de verlo es en la tele… El ir físicamente solo vale la pena por las nalguitas que están ahí…

  • marineal

    Y Mexico tiene su GP. Imaginense cuanto dinero del pueblo no se gastan para entretener a los ricos.