El juez Santiago Pedraz ha decretado libertad bajo fianza de 300.000 euros para Ángel María Villar, detenido desde el pasado 20 de julio en el marco de la operación Soule que investiga un presunto delito de desvío de dinero de la FEF. Para su hijo Gorka Villar la fianza es de 150.000 euros y para el exvicepresidente económico, Juan Padrón, de 300.000. Está previsto que mañana mismo, martes, el presidente de la FEF pague la fianza y salga en libertad.

El magistrado de la Audiencia Nacional considera que ya no hay peligro de que los acusados interfieran en las investigaciones una vez realizadas diversas diligencias consideradas como urgentes. En concreto, especifica el auto, los oportunos “volcados” informáticos de los dispositivos intervenidos, la custodia de la documentación requerida e intervenida, determinadas declaraciones testificales y las declaraciones de otros investigados. Además de las fianzas, les impone la prohibición de salir del país y la retirada del pasaporte y tendrán que estar localizables permanentemente a través de un teléfono móvil para ponerse a disposición del juzgado cuando sean requeridos.

Lee también   La RFEF reeligió por octava vez a Ángel María Villar como presidente