El fanatismo sigue dañando cada vez más el fútbol. Creíamos que el balón pie en sudamerica o en Europa era obsesivo y que los aficionados no tenían pudor, pero ahora vemos con la globalización del fútbol que hasta en África hay gente que no tiene cuatro dedos de frente.

Actualmente se está disputando la Copa Africana. El portero de la selección de Togo, Kossi Agassa, fue uno de los principales autores de la derrota de su equipo ante Marruecos, donde en dos de los tres goles fue protagonista.

Gracias a eso, aficionados atacaron la residencia donde vive Agassa en Lomé, capital de su país, causándole serios daños. La policía tuve que intervenir y de no ser por ellos podían prenderla en fuego y destruirla completamente.

Lleva 19 años defendiendo la portería de su país, pero en el día de hoy dejó la concentración de su equipo gracias a los actos vandálicos que sufrió.

Togo se enfrentará el día de mañana a la República del Congo y necesita ganar por dos o más goles para poder avanzar a los cuartos de final de la Copa de África.

Lee también   Graniolatti, ¿la solución para el Toluca?
  • Charles Baudelaire

    !!!allahu akbar!!